Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El GIL regresa al Gobierno de Melilla y se turnará con Aberchan en la presidencia

El Grupo Independiente Liberal (GIL) anunció ayer su regreso al Gobierno de Melilla, tras haber cerrado un acuerdo con el presidente de la ciudad autónoma, Mustafa Aberchan. El GIL se repartirá las consejerías con Coalición por Melilla (CpM), el grupo de Aberchan, y el Partido Independiente por Melilla (PIM) del ex presidente Enrique Palacios. El PSOE, que forma parte del Gobierno de Aberchan, anunció que lo abandonaría si entraba el GIL.

Cris Lozano, dirigente del partido de Jesús Gil, será presidente de Melilla en junio del 2001, según su partido. El GIL, que en julio pasado apoyó la investidura de Aberchan y más tarde fue expulsado por éste del Gobierno de la ciudad, anunció ayer que vuelve a gobernar la Ciudad Autónoma. Aunque los miembros del GIL acusaron a Aberchan de haberles traicionado cuando éste rompió su pacto, ayer justificaron su cambio de actitud apelando a que Melilla necesita recuperar la estabilidad.El portavoz del GIL, José María Benítez, argumentó que había sido imposible alcanzar un acuerdo con la Unión del Pueblo Melillense (UPM) y el Partido Popular (PP) para presentar una moción de censura contra Aberchan y que la ciudad no puede seguir en manos de tres partidos -CpM, PIM y PSOE- que carecen de mayoría para aprobar cualquier proyecto.

Benítez aseguró que la presidencia de Melilla será compartida por Aberchan y el cabeza de lista del GIL, Cris Lozano, quien le sustituirá en el cargo en junio del 2001, a mitad de la legislatura.

No osbtante, el propio Aberchan dijo más tarde que cederá la presidencia al GIL "cuando lo solicite, sin necesidad de fijar fecha", ya que fue el partido más votado y tiene "derecho legítimo" a ejercerla. En el nuevo gobierno, el GIL dirigirá cinco consejerías (Cultura, Seguridad Ciudadana, Obras Públicas, Desarrollo Autonómico y la Vicepresidencia Primera), frente a cuatro de CpM y dos del PIM.

Además, el partido del alcalde de Marbella, Jesuús Gil y Gil, controlará las sociedades municipales ENVISMESA, encargada de la gestión de la vivienda. INMUSA, de la televisión local, y PROMESA, de los proyectos financiados con fondos europeos. El GIL y el PIM compartirán la Autoridad Portuaria y el Consorcio.

En el anuncio de pacto se destacó también que cualquier proyecto que se lleve a cabo deberá ser consensuado por una comisión permanente formada por los cabezas de lista de los tres partidos. Las viceconsejerías también se reparten, con cinco para CpM, cuatro para el GIL y tres para el PIM.

La incógnita es ahora la actitud del PSOE, que forma parte del Gobierno de Aberchan y anunció que se marcharía si entraba el GIL. Los socialistas celebrarán en próximamente una asamblea para tomar una decisión. La incorporación del GIL al Gobierno sorprendió a los dirigentes socialistas, que se enteraron de la noticia a través de la emisora de radio local.

En todo caso, el nuevo gobierno tiene asegurada la mayoría absoluta, pues GIL, CpM y PIM cuentan con 15 escaños en la Asamblea melillense, por 10 de PP, UPM y PSOE.

De otro lado, el ex presidente de Melilla Ignacio Velázquez, del PP, será juzgado hoy por prevaricación en la Audiencia Provincial de Málaga, acusado de impedir que se votase una moción de censura presentada contra él. El fiscal le pide seis años y un día de inhabilitación especial, mientras que el PSOE, personado como acusación particular, solicita 10 años de inhabilitación.

Los hechos ocurrieron en mayo de 1992. El día 16, el PSOE y el Partido Nacionalista de Melilla, que sumaban 13 de los 25 concejales, presentaron una moción de censura contra el entonces presidente. El 18 por la mañana, Velázquez anunció que el pleno se celebraría el 3 de junio. Pero, según las acusaciones, esa misma tarde, a sabiendas de que una de las concejales que firmaba la moción estaba fuera de Melilla, convocó por sorpresa un pleno urgente.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 23 de noviembre de 1999

Más información

  • El partido de Gil controlará cinco consejerías