EL 'CASO OÑEDERRA'

Almunia afirma que Aznar añora los conflictos y que "sólo hace política mirando al pasado"

"Mi proyecto es de futuro. Yo no voy a perder el tiempo en hablar del pasado". Joaquín Almunia, secretario general del PSOE, desdeñó ayer en Mallorca comentar la iniciativa del juez Baltasar Garzón ante el Tribunal Supremo para que éste decida si debe imputar al expresidente Felipe González en el sumario de los GAL. Tras un encuentro con el jefe del Gobierno de las islas Baleares, el socialista Francesc Antich, el jefe de la oposición acusó al presidente del Ejecutivo, José María Aznar, de que "sólo sabe hacer política mirando al pasado, añorando los conflictos del pasado, hablando de la realidad española como si viviéramos en 1983, 1985 o 1988, sin darse cuenta que la sociedad no quiere repetir los males del pasado".

Más información

Ya por la noche, una vez conocida la decisión del Tribunal Supremo por la que se rechaza la relación de González con los GAL, Almunia, que consideró "lógico" el fallo, declaró: "No conozco a casi ningún jurista que haya visto algún viso de verosimilitud en la iniciativa que había tomado el juez". A juicio del líder del PSOE, la decisión supone "no volver a remover lo que ya la inmensa mayoría de la sociedad cree que está juzgado y sentenciado"."La función de un dirigente político no es la de actuar de comentarista de asuntos judiciales", había dicho por la mañana el líder socialista, quien reclamó: "Cuanto menos hablemos los políticos de la función de los jueces, mejor; igual que les pido a los jueces que cuando menos hablen de política y más se concentren en su función, mejor para todos". Almunia afirmó que le preocupa "el efecto nocivo para el Estado de derecho de una posible suplantación de los jueces por los políticos y de éstos por los jueces". El PSOE mantiene su censura a la actuación del fiscal general del Estado, Jesús Cardenal, y del fiscal jefe de la Audiencia Nacional, Eduardo Fungairiño, que ahora se oponen a la acción contra González.

Almunia lamentó que los debates en España no se susciten sobre el contraste de proyectos e ideas para el porvenir. "Sin desconocer el pasado y sus errores, pero sin quedarse mirando al pasado porque los que lo hacen se convierten en estatuas de sal", afirmó el líder socialista en clara referencia al presidente del Ejecutivo, José María Aznar.

Anoche en Madrid, el presidente de la Junta de Extremadura, Juan Carlos Rodríguez Ibarra, manifestó que si el Supremo hubiera encontrado indicios de responsabilidad penal a Felipe González, el PSOE se vería obligado a pedir responsabilidades a gobiernos anteriores y a todos los personajes de la transición procedentes del franquismo. En el coloquio que siguió a la conferencia que pronunció en el Club Siglo XXI, el dirigente socialista reveló que por la mañana había estado con Felipe González y aseguró que en caso de resultar imputado el ex presidente "no hubiera presentado recurso", sino que hubiera dejado que la justicia siguiera su curso.

"Si Felipe González no fuera diputado es evidente que ya estaría imputado y también es seguro que este juez, Baltasar Garzón, dentro de unos meses hubiera vuelto otra vez a intentarlo por otro caso y así sucesivamente", aventuró Rodríguez Ibarra. Al ex presidente "le da igual que le imputen o que no, eso me consta" y al PSOE incluso le hubiera venido bien, pero al país, a España, fatal". Tras elogiar el proceso de transición añadió: "Si nosotros no pedimos cuentas tampoco deben pedírnoslas a nosotros los de entonces".

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0022, 22 de noviembre de 1999.

Lo más visto en...

Top 50