Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Dos órdenes de arresto contra Craxi impiden su vuelta a Italia

Las posibilidades de que el exprimer ministro socialista italiano Bettino Craxi pueda regresar a Italia para ser sometido a una intervención quirúrgica parecían ayer más remotas. El Tribunal de Apelación de Milán decidió mantener una orden de arresto domiciliario contra Craxi por el caso Enimont, que le ha valido una condena de tres años de cárcel. Los jueces decidieron suavizar la orden de encarcelamiento por la de arresto en cualquier centro sanitario que decida el exlíder socialista. Esta decisión, exactamente igual a la emitida el 12 de noviembre por la sección primera del Tribunal de Milán con relación a otra de las condenas, coloca al exprimer ministro, exiliado en Hammamet (Túnez) desde 1994, en la tesitura de tener que permanecer bajo arresto en el hospital italiano que lo acoja, lo que Craxi rechaza.

En estos momentos, la situación judicial del exlíder socialista, uno de los principales implicados en el escándalo de corrupción destapado por los jueces de Manos Limpias a partir de 1992, es notablemente contradictoria. Al menos tres tribunales han retirado las órdenes de busca y captura que pesaban sobre él, mientras otros dos las mantienen, aunque suavizadas, debido a su delicado estado de salud.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 19 de noviembre de 1999