Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un hombre salva la vida a un niño de cinco años que se tiró desde un quinto piso

Se llama Salvador y trabaja en una funeraria, dos hechos que transforman casi en un relato fantástico el episodio ocurrido ayer en Marbella. Sobre las ocho de la tarde, Salvador Moreno, de 27 años, volvía de trabajar y se disponía a subir a su casa. Cuando se encontraba en el portal del bloque, en la calle Salduba de la localidad malagueña, escuchó un "llanto desesperado". Salió a las escaleras y descubrió al pequeño Eloy, de cinco años, subido a la barandilla de la terraza de su casa, en el quinto piso. El pequeño, que se había quedado solo mientras su padre recogía a su hermano mayor porque tenía fiebre y "quería ver Los Simpsons", había salido de la cama y, asustado, pretendía saltar a la calle. "Mamá, mamá, me tiro", lloriqueba. Una mujer intentaba disuadirle desde otra terraza asegurando que los vecinos estaban forzando la puerta de la casa de Eloy para entrar a por él.Pero Eloy no hizo caso, se empinó sobre la barandilla y dijo "que voy". Salvador apenas tuvo tiempo de extender los brazos y parar el golpe del niño contra el suelo, aunque no pudo sujetarle del todo. Eloy salió rebotado y cayó en el jardín, pero la intervención de Salvador fue suficiente para que la tragedia se quedara en una fractura de fémur. "El niño estuvo consciente en todo momento y se quejaba que le dolía la pierna", dijo Salvador, quien añadió que el padre de Eloy llegó instantes después y estuvo a punto de desmayarse al enterarse de lo ocurrido.

Eloy se recupera en el Hospital Costa del Sol de Marbella, donde Salvador, ahora por partida doble, le visitó ayer. "Me ha sonreído y me ha dado un beso", relató el empleado de la funeraria.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 19 de noviembre de 1999