Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La juez imputa al inquilino por la explosión de gas de la Barceloneta

Barcelona

La juez que investiga la explosión que el sábado destruyó parcialmente el edificio situado en el número 28 de la calle Pescadors en el barrio de la Barceloneta de Barcelona ha imputado por un presunto delito de homicidio por imprudencia al inquilino del piso donde se produjo la explosión que provocó un muerto y seis heridos. La titular del Juzgado de Instrucción número 15 de Barcelona, Carmen Sánchez Albornoz, tenía previsto tomarle declaración hoy, pero será imposible porque J. L. S., de 40 años, será intervenido en las próximas horas de las quemaduras que sufrió en las manos y la cara a raíz del siniestro. Según fuentes judiciales, no se descarta la hipótesis del intento de suicidio como móvil de la explosión, ya que los bomberos encontraron una bombona de butano junto a la cama del inquilino del piso con la goma cortada.

En su declaración ante la policía, el inquilino reconoció que había cortado la goma que unía la bombona al calentador para hacer unos arreglos, aunque negó que provocara la explosión conscientemente. Según él, se produjo al encender la luz del cuarto de baño. El edificio, rehabilitable, según el dictamen que el Colegio de Arquitectos ha presentado en el Ayuntamiento, soportó la virulenta explosión "milagrosamente", según fuentes judiciales. El hecho de que el edificio se construyera en dos fases hizo posible que no se derrumbara tras la explosión. En la primera fase de construcción se levantó la planta baja y el primer piso y posteriormente se añadieron el resto de plantas.

Inspección ocular

Los materiales utilizados en la primera construcción se habían petrificado y esto, junto a la presión ejercida por los edificios colindantes, impidió que el resto de plantas se vinieran abajo. El único derrumbe se produjo en la separación de la planta baja y la primera planta, provocando la muerte del inquilino del piso superior, un anciano de 75 años, tras ingresar en el hospital del Mar de Barcelona. Su familia no se ha personado en la causa como acusación particular.

La juez realizó ayer una inspección ocular del edificio y está a la espera de recibir los informes técnicos de la policía y los bomberos. Asimismo, ha ordenado que se lleven a cabo las medidas necesarias para la rehabilitación del edificio y ha instado a los arquitectos a que presenten el proyecto de reconstrucción de la vivienda lo más rápido posible para que las familias desalojadas puedan volver a sus casas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 19 de noviembre de 1999