Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:

ALICIA GIMÉNEZ-BARTLETT ESCRITORA "La presencia femenina normal en la literatura no tiene ni diez años"

La adaptación televisiva de su personaje Petra Delicado ha llevado a la fama a esta narradora que compagina la escritura de novela negra, como las que protagoniza esa policía madrileña siempre acompañada de su fiel Garzón, con la creación puramente literaria que representa Una habitación ajena, galardonada en 1997 con el premio Femenino Singular de la editorial Lumen. Alicia Giménez-Bartlett (Almansa, 1951) es autora de una decena de novelas, entre las que destacan los tres títulos de Petra Delicado (Ritos de muerte, Día de perros y Mensajero de la oscuridad) que la sitúan como la única autora del género negro en España. De ello estuvo hablando el martes en Vitoria.Pregunta. La literatura anglosajona cuenta con un buen filón de escritoras de novela negra, mientras que en la española sólo sus obras se enmarcan en ese género. ¿A qué se debe esta excepción?

Respuesta. No sé si hay una razón que explique esta escasez. Quizás sea porque hay un retraso en la llegada de la mujer española a la literatura, lo que ha llevado a que consideremos que debemos dar testimonio de cosas más importantes para nuestra condición que emplear nuestro hacer literario en algo frívolo como la novela negra. Aunque esto es pura especulación, porque hay que tener en cuenta que la novela negra ha servido en muchas ocasiones para expresar una conflictividad social. Lo cierto es que no hay tradición en España.

P. ¿Cómo llegó usted a la novela negra?

R. Yo hago principalmente literatura que podríamos llamar más literaria y para liberarme comencé hace años a compaginarla con estas narraciones más ligeras. Aunque no soy lectora de novela negra moderna, había leído a Patricia J. Cornwall y me pareció que yo podía hacer algo parecido. Y resulta que gustó.

P. Así que ahora parece que sólo se dedica a las historias de Petra Delicado.

R. Lo que ocurre es que últimamente las exigencias de Petra son aún mayores, pero sigo manteniendo ambos frentes literarios: en 1997 publiqué Una habitación ajena después de haber editado la primera sobre la detective, y tengo alguna en el cajón a punto de mandarla a la editorial.

P. ¿Qué le atrae de la novela negra?

R. En primer lugar, no es tan difícil técnicamente, es más convencional que la literatura en la que se tiene que experimentar un poco más. Y luego, se pueden introducir otros elementos como el sentido del humor, las circunstancias sociales, los retratos psicológicos, todo lo que se quiera.

P. ¿Por qué eligió una mujer como protagonista?

R. Usted qué cree. Lo cierto es que creía que ya estaba bien de personajes masculinos y que las mujeres en la novela negra tenían unos roles muy marginales y quería que fueran protagonistas.

P. ¿Qué opina de la adaptación televisiva de su personaje?

R. Me parece bien. Es una serie de corte internacional, no hay humor cutre, no se regodea en la violencia.

P. ¿Se imaginaba a Ana Belén en el papel de Petra y a Santiago Segura en el de Garzón?

R. Le puedo jurar que a Santiago Segura en el de Garzón, no. Fue una decisión que tomó la productora casi al final del casting. Tuve que aligerarlo de edad un poco, aunque psicológicamente es igual.

P. ¿Ha participado en los guiones de la serie?

R. No. Mi único trabajo ha sido la redacción de unos relatos de los que se ha sacado el guión, pero que no tienen entidad para publicarse. Ha sido una experiencia divertida, en la que he compartido la creación con otra gente que me sugería un personaje secundario o una situación añadida.

P. ¿Se vende la novela escrita por mujeres?

R. Sí, yo por lo menos tengo unas buenas ventas, aunque más de Petra Delicado, también es cierto.

P. ¿Hay caracteres comunes a la literatura femenina?

R. Lo que sí hay es el tópico de que las escritoras atienden una temática determinada, vinculada con la experiencia femenina o las relaciones sentimentales, y algunas autoras abonan esta idea, pero creo que sólo se puede hablar de buena o mala obra, no de literatura masculina o femenina.

P. ¿Cuándo llega la incorporación clara de la mujer a la literatura y deja de ser la excepción?

R. Es muy reciente La verdad es que se podría fechar en los últimos diez años esta normalización de la presencia femenina en el ámbito literario.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 18 de noviembre de 1999