Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La oposición exige a Zaplana responsabilidades políticas por un "escándalo mayúsculo"

Las irregularidades denunciadas en el Instituto Valenciano de la Exportación (Ivex) elevaron ayer la tensión en los pasillos de las Cortes Valencianas, donde la oposición exigió que el presidente de la Generalitat, Eduardo Zaplana, comparezca para informar del asunto y que el Consell asuma "responsabilidades políticas" por el caso. "Escándalo mayúsculo", "hecho gravísimo" y "falta de control" fueron algunos de los calificativos empleados por la oposición, que comparó el asunto con el caso Roldán. Los miembros del Consell, por su parte, defendieron su actuación "diligente" y "responsable".

Las acciones judiciales anunciadas por el Ivex contra su exdirector José María Tabares por originar en la entidad un "quebranto económico" estimado en 1.049 millones de pesetas causaron revuelo y acapararon buena parte de la atención en las Cortes, donde ayer por la mañana la estrella invitada era la titular de la Consejería de Bienestar Social, Carmen Mas, quien debía comparecer para hablar de otro espinoso asunto, el de las residencias de la tercera edad.Dos miembros del Consell directamente afectados por el caso que se encontraban a primera hora de ayer en las Cortes fueron blanco inmediato de los periodistas. El vicepresidente primero, José Luis Olivas, declaró que "no se puede pedir más diligencia y una actitud más responsable" por parte del Consell en relación con este asunto, al haberlo puesto en manos de la justicia. Según Olivas, aunque los sistemas de control de la Generalitat "son muy rigurosos, siempre pueden ocurrir cosas como estas".

Por su parte, el consejero de Industria y Comercio, Fernando Castelló, pidió "sensatez" a la oposición a la hora de evaluar el asunto y descartó que pueda motivar la dimisión de algún miembro del Consell. Preguntado acerca del paradero de Tabares, Castelló aseguró desconocer dónde se encuentra, aunque reveló que "alguien", en posible referencia a algún miembro de la Administración o representante del Gobierno valenciano, "habló con él por teléfono" el pasado martes. El consejero precisó que la conversación se produjo mediante un teléfono móvil de Tabares, apuntando así a la posible ausencia de España del exdirector del Ivex.Castelló solicitó ayer mismo una comparecencia en las Cortes.

Después de sus breves declaraciones, los dos miembros del Gobierno valenciano eludieron el asunto y se recluyeron en el hemiciclo de las Cortes, que no abandonaron ni durante los dos descansos que la presidenta de la Cámara, Marcela Miró, concedió durante el pleno. Eso sí, los teléfonos móviles echaban humo.

"Es un hecho gravísimo, producto de la opacidad y de la falta de control instauradas por el Gobierno de Eduardo Zaplana", declaró el portavoz del Grupo Socialista-Progresista, Antonio Moreno, quien exigió la inmediata comparecencia en las Cortes del presidente del Consell para explicar "por qué ha ocurrido esto". El diputado socialista instó a Zaplana a que el Consell asuma las "responsabilidades políticas" del caso. "Las responsabilidades penales o jurídicas las tendrá que asumir, si es cierto lo que dice el Ivex, Tabares, pero la responsabilidad política tendrá que asumirla quien lo ha nombrado, lo ha mantenido y ha permitido que ocurra este hecho", agregó Moreno. "Lo que esperamos es que alguien empiece a conjugar el verbo dimitir", precisó.

La también socialista Cristina Moreno dijo: "Parece que han tenido interés en hacer público el asunto cuando Tabares ya estaba fuera de España".

"Caso Roldán" a la valenciana

El portavoz de Esquerra Unida, Joan Ribó, calificó el asunto como un "escándalo mayúsculo" y "un caso Roldán a la valenciana", que, en su opinión, "afecta a la credibilidad de todo un Gobierno". Según Ribó, estamos ante un "desfalco" que el Consell tiene que explicar. Se trata de "una mancha gravísima en la ética y en el buen funcionamiento del Gobierno valenciano" abundó Ribó, que consideró "imprescindible" que Zaplana comparezca en las Cortes Valencianas. El parlamentario de EU afirmó que las palabras del vicepresidente Olivas "son la prueba de que existe un fraude muy importante".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 18 de noviembre de 1999

Más información

  • Olivas defiende que el Consell ha actuado de forma "diligente" y "responsable"