Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Científicos granadinos crean dos productos que evitan el rechazo en trasplantes de riñón

Un grupo de patólogos de la Universidad de Granada, coordinado por el profesor Raimundo García del Moral, ha logrado desarrollar dos productos que hacen disminuir el rechazo en los tranplantes de riñón y atenúan los efectos secundarios de los medicamentos utilizados para reducir ese rechazo. El grupo ha sido requerido por el Memorial Sloan-Kettering Center, de Estados Unidos, el más conocido en el tratamiento contra el cáncer, para realizar una investigación conjunta.Los enfermos que reciben un trasplante deben tomar fármacos inmunosupresores con los que se evita que las defensas de su cuerpo rechacen el nuevo órgano. Estos fármacos, sin embargo, tienen en muchas ocasiones efectos secundarios o tóxicos que pueden provocar lesiones en el órgano trasplantado.

El grupo de patólogos de la Universidad de Granada ha logrado desarrollar dos productos que atenúan el rechazo al nuevo órgano y también los efectos secundarios de los fármacos.

La aportación del grupo del profesor García del Moral fue asociar la presencia de un elemento, la P-Glicoproteína, con los efectos tóxicos de los fármacos y establecer un método para detectar la presencia de ese elemento, además de la posibilidad de controlarlo y disminuir la incidencia de sus efectos.

La detección de la P-Glicoproteína en algunos tumores suprarrenales se ha revelado muy útil. Ésta ha sido la razón por la que el Memorial Sloan-Kettering Center de Nueva York haya reclamado la colaboración de los investigadores granadinos para detectar la p-glicoproteína en 120 pacientes que sufren esos tumores.

El grupo también ha sabido desarrollar un programa informático capaz de detectar las lesiones (fibrosis) que puede presentar un riñón por efecto de los fármacos. Hasta ahora no existía ningún procedimiento que permitiese cuantificar la fibrosis, que sólo podía medirse por un cálculo a ojo, sin ninguna exactitud, en función de una biopsia. El programa solventa ese problema.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 18 de noviembre de 1999