Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Diputación revisará el plan especial de Sondika, en vísperas de su aprobación

Quiere que AENA fije los usos y ubicación de los edificios de servicio

El plan especial del aeropuerto de Sondika, que debe ordenar su expansión urbanística para los próximos 25 años -pasará a ocupar 500 hectáreas, frente a las 234 hectáreas actuales- sufrirá otra paralización. El nuevo equipo de la Diputación aboga por revisar el plan cuando sólo resta la aprobación definitiva. El departamento foral de Urbanismo no ve claras los proyectos de AENA sobre los nuevos servicios que quiere ofrecer y ha pedido una reunión conjunta con la presencia del Gobierno vasco y los ayuntamientos implicados.

El plan especial de Sondika fue aprobado inicialmente en abril de 1997 y no pasó a la siguiente fase hasta año y medio después. La demora se debió a las diferencias sobre la llamada zona de servicios, una superficie de más de 80 hectáreas donde se ubicarán infraestructuras como terminales de transporte, oficinas, un hotel, almacenes, talleres y servicios comerciales. AENA se mostró reticente a precisar, como exigía la Diputación vizcaína, los perímetros urbanísticos y la localización de los edificios previstos, al considerar que el único uso de todo el área de ampliación es el aeroportuario.Finalmente, AENA aceptó las pretensiones forales y se concretó la ubicación de la veintena de edificios de servicios que, en forma de arco, rodearían la nueva terminal de Santiago Calatrava, que está en sus últimos meses de obras. Estos edificios, según la aprobación provisional del plan, tendrían un altura máxima de tres pisos y el aprovechamiento urbanístico de cada uno oscilaría entre los 1.000 y los 16.000 metros cuadrados.

El nuevo diputado de Urbanismo, Juan Cruz Nieves (PNV), que ha sustituido en el departamento al socialista Josu Montalbán, ha anunciado su propósito de revisar el plan por la necesidad de conseguir un mayor consenso entre las instituciones afectadas y una concreción de los planes de AENA para la controvertida zona de servicios.

"Hasta ahora no ha habido un lugar encuentro entre la Diputación, el Gobierno vasco, AENA y los ayuntamientos. Y eso hay que conseguirlo". Nieves añade que el plan contempla actuaciones a largo plazo, hasta el año 2025, "y hay que conocer más concretamente cuáles son las pretensiones de AENA".

Recalificaciones

Este planteamiento coinciden con las quejas de las 50 familias que deben abandonar sus caseríos por la ampliación de las instalaciones aeroportuarias. Los residentes han censurado que el órgano estatal pretenda expropiar de forma inmediata sus propiedades, calificadas como rurales, para luego recalificarlas como urbanizables. "Nuestros terrenos no serán expropiados para permitir usos aeroportuarios, sino para construir hoteles, restaurantes y otros servicios", protestan los vecinos.

Los alcaldes de Derio y Loiu barajan pedir una recalificación urbanística de los terrenos previa a la expropiación, lo que aumentaría el valor de las indemnizaciones que recibirán los vecinos. Sin embargo, AENA sostiene que estos suelos recibirán las calificación de "sistema general de comunicaciones", el uso establecido en los aeropuertos, "que no incrementa el valor de los terrenos", asegura un portavoz del organismo.

El diputado vizcaíno de Urbanismo señaló que ha pedido una reunión conjunta de todos las instituciones implicadas "para ver las coincidencias y discrepancias que tenemos sobre el plan especial". Nieves espera que el encuentro pueda celebrarse a lo largo de este mes.

Este replanteamiento alargará de nuevo la aprobación del plan especial de Sondika, que el anterior equipo de Urbanismo esperaba ratificarlo definitivamente a principios de este año. De esta manera no se hará antes de la puesta en actividad de la primera gran obra de ampliación de Sondika, la nueva terminal. La dirección del aeropuerto ha anunciado que las obras concluirán en marzo, tras una inversión de 30.000 millones de pesetas.

El plan especial, que contempla dos fases (hasta el 2010 y hasta el 2025), permitirá que Sondika disponga de lo que carece actualmente: las denominadas actividades de segunda línea (terminales de transporte, hotel, servicios comerciales); de tercera línea (oficinas, almacenes, servicios empresariales, actividades sociales, talleres), y un espacio de reserva interna para futuras ampliaciones.

En la primera fase, hasta el 2010, la superficie del aeropuerto pasará de las 234 hectáreas actuales a 410; en la segunda, en 2025, alcanzaría casi las 500 hectáreas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 14 de noviembre de 1999