La inversión de Ford en Valencia no asegura los puestos de trabajo

La inversión de 40.000 millones de pesetas (23.000 millones menos de los inicialmente previstos) que anunció ayer la multinacional para la fabricación de un nuevo motor en la factoría que la marca tiene en Almussafes (Valencia) no ha convencido a los sindicatos, ya que mantiene la incertidumbre sobre el futuro de los 1.000 trabajadores de la planta que produce el modelo HCS. El presidente de Ford España, Nick Scheele, confirmó ayer que la llegada a Almussafes del nuevo motor I4 supondrá la marcha a la planta galesa de la producción que se hace en Valencia del modelo Zetec SE. Este "trueque", que nace de una reestructuración de la producción de motores de la marca del óvalo en Europa, supone que la nueva inversión no creará nuevos empleos, ya que los 400 operarios que se encargan de la fabricación del Zetec SE se ocuparán del nuevo modelo I4. "No será necesario aumentar la plantilla, pese a que en lugar de los 300.000 anuales anuales que se fabrican del Zetec SE, se pasará a 700.000 al año del I4 a partir del 2001", dijo Scheele. El presidente de Ford Europa reconoció que los 1.000 empleados que producen el HCS -motor que dejará de producirse definitivamente en el 2002 al ser un modelo muy antiguo- no se incorporarán al nuevo proyecto, con lo que, si no llegan nuevas inversiones en el futuro, esos puestos de trabajo correrían peligro.

El presidente del comité de empresa, Juan Luis Naranjo, pidió que la empresa explique "cómo piensan mantener el empleo, si el lanzamiento del nuevo motor coincide con la desaparición del HCS". En este contexto, Naranjo tildó de "agridulce" la inversión.

* Este artículo apareció en la edición impresa del viernes, 12 de noviembre de 1999.

Archivado En:

Te puede interesar

EmagisterFORMACIÓN CON DESCUENTO

Lo más visto en...

Top 50