Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un sindicato de la Ertzaintza denuncia presiones políticas para que no actúe contra los violentos

CCOO-Ertzaintza denunció ayer la "doble vara de medir" en la intervención de la Policía vasca ante manifestantes del Movimiento de Liberación Nacional Vasco (MLNV) y trabajadores en huelga no violentos. "Esta forma de actuar solo es comprensible bajo la existencia de instrucciones políticas inconfesables, que (...) nacerían de que la normal actividad de la Ertzaintza pudiese entorpecer un mal llamado proceso de pacificación", señala en un comunicado.La nota agrega que "resulta cada vez más dificil no llegar a la conclusión de que la nefasta gestión de la Policía autónoma en labores de control y restauración del orden público en relación con la violencia callejera, sea en realidad una concesión política continuada y camuflada ante los demócratas y los propios ertzainas, bajo el manto de una supuesta falta de organización policial".

El sindicato recuerda que los mandos de la Ertzaintza tenían pleno conocimiento de la convocatoria para ayer de diversos actos de organizaciones vinculadas al MLNV. En este sentido, denunciaron que ayer se privó a los agentes de uniformes y de vehículos antidisturbios. "Los mandos de la Comisaría de Bilbao mostraron, sin embargo, un escrupuloso y sorprendente sentido de la responsabilidad al mantener un control policial exquisito de otros manifestantes, trabajadores no violentos, que únicamente deseaban atraer la atención sobre su situación laboral", critica.

Precisamente el lehendakari Juan José Ibarretxe defenderá personalmente al responsable de la Ertzaintza, el consejero de Interior, Javier Balza, durante la moción de censura que se debatirá el próximo viernes. Ibarretxe, que respaldó las declaraciones del consejero en las que pedía que el Gobierno hiciera "compensaciones" políticas a ETA tras la detención de su interlocutora, Belén González Peñalba, criticó ayer al PP por "utilizar" las instituciones con fines propagandísticos. "A pesar de los intentos del PP, no vamos a perder la calma ni la moderación", dijo Ibarretxe.

Por su parte, Balza aseguró ayer en el pleno parlamentario que la lucha contra la violencia callejera es "la máxima prioridad" de su departamento.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 6 de noviembre de 1999