Fomento se decanta por el trazado más caro y largo para el futuro túnel ferroviario del Serantes

El futuro túnel del Serantes, que proporcionará un acceso directo por ferrocarril al Puerto de Bilbao, tiene ya su trazado definitivo: discurrirá entre la central térmica de Santurtzi y el municipio de Trapagaran. Tras casi dos años de estudio, el Ministerio de Fomento ha elegido la llamada alternativa B, que es el trazado más caro, de más de 9.500 millones de pesetas, y el de mayor longitud, con 5,1 kilómetros. El trayecto acordado, frente a las otras dos opciones barajadas, coincide con las demandas de las autoridades vascas y los municipios de la Margen Izquierda.

El trazado del túnel del Serantes se hará oficial en las próximas semanas. Un portavoz de Fomento señaló que sólo resta el visto bueno del Ministerio de Medio Ambiente, "pero la opción elegida es la B", precisó. El paso subterráneo del monte Serantes, que separa los pueblos de la zona minera de Vizcaya de las nuevas instalaciones de Santurtzi y Ziebena, supone un avance esencial para la ampliación del Puerto de Bilbao. Ahora todas las mercancías ferroviarias hacia sus muelles pasan por la línea de Renfe de la Margen Izquierda, junto a la ría. Con el nuevo túnel se desviarán al interior y conectarán con el trayecto de Renfe Bilbao-Muskiz, en concreto cerca de la estación de Trapagaran.Fomento había contemplado finalmente tres trazados entre las nuevas alternativas iniciales barajadas. El estudio informativo elaborado durante 1998 y el primer trimestre de este año consideraba más favorable la alternativa A, que partía de la cabecera Norte del Puerto y, tras atravesar el municipio de Zierbena, conectaba con la línea Bilbao-Muskiz en Ortuella. Era una opción más barata, sobre 9.000 millones, y con una longitud menor: 4,7 kilómetros de los que más de 700 metros no eran soterrados. Los municipios de la Margen Izquierda se habían opuesto a este trayecto por la mayor afección que supondría para los núcleos de la población. El Gobierno vasco, a través del consejero de Transportes, Álvaro Amann, también se había posicionado por los trayectos que desembocaban en la zona de Trapagaran.

Las otras dos opciones, B y C, eran prácticamente idénticas al partir de la cabecera sur del Puerto (en la central térmica de Santurtzi) y conectar con la línea ferroviaria a Muskiz casi a la altura de la estación de Trapagaran. La diferencia es que la B salva la autopista A-8 más por el interior. El trayecto definitivo tendrá 5,1 kilómetros, de ellos 4,6 subterráneos, y el coste oscilará entre los 9.500 y los 9.900 millones, según se construya en vía única o doble.

Cuando la decisión oficial se adopte, el siguiente paso será la elaboración del proyecto constructivo. Si se cumpliesen los plazos, las obras podrían comenzar a lo largo del 2000.

La conclusión dependerá de si el túnel se construye con doble o única vía, opción más factible. En este caso el plazo estimado es de tres años. La construcción del túnel del Serantes es una reivindicación urgente de las autoridades vizcaínas, aunque su desarrollo ha avanzado con lentitud. Fue en diciembre de 1997 cuando se encargó el estudio informativo para decidir el trazado, que no estuvo concluido hasta la primavera de 1999. Desde entonces, el Ministerio de Fomento ha analizado las alegaciones presentadas por instituciones y agentes implicados.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS