Cartas al director
Opinión de un lector sobre una información publicada por el diario o un hecho noticioso. Dirigidas al director del diario y seleccionadas y editadas por el equipo de opinión

Sobre la prostitución

A través de este espacio quisiera, con todo respeto, dar mi opinión sobre las prostitutas de la Casa de Campo y la prostitución en general. A pesar de no haber tenido ninguna relación ni aventura amorosa con dichas mujeres, llamadas irónicamente de vida alegre, me merecen un gran respeto por entender que prestan un servicio a la sociedad. Y considero vergonzoso que después de siglos o milenios prestando dicho servicio... sigamos sin reconocer dicha profesión, privándolas de todos sus derechos, incluido el de su dignidad. Cuando lo indigno no es dicha profesión en sí, sino todo lo que la rodea. Desde su ilegalización, que las deja en manos de impresentables y parásitos de toda índole que viven de ellas, hasta los puritanos de doble moral, que mientras dicen escandalizarse de dicha prostitución acuden a ella a solucionar sus problemas y traumas.Por ello, de una vez por todas, deberíamos despojarnos de falsos prejuicios y falsa moral y tratar de solucionar sin tapujos este problema reconociendo su profesión, dándolas de alta en la Seguridad Social, autorizando lugares dignos para ejercer su trabajo,con una buena prestación sanitaria. Y, en definitiva, tratar de integrarlas plenamente a la sociedad en igualdad de condiciones, obligaciones y derechos. Pues por el bien y la dignidad de todos no deberíamos consentir que estas mujeres estén tiradas por esas calles y esos campos, expuestas a las duras inclemencias del tiempo y a toda clase de peligros y vejaciones. En mi opinión, lo más triste y preocupante es que gran parte de las que se dedican a la prostitución proceden de países pobres y clases marginadas. Y sería de desear que las que ejercen dicha profesión lo hicieran libremente, por propia voluntad, sin ser obligadas ni coaccionadas por nada ni por nadie.- . .

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS