Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Endesa asegura que las eléctricas tomarán medidas para defender las ayudas de 1,3 billones que cuestiona Bruselas

Las eléctricas no van a dejar solo al Gobierno en la defensa de los costes de transición a la competencia (CTC), 1,3 billones de pesetas, que ambas partes pactaron en septiembre de 1998. El consejero delegado de Endesa, Rafael Miranda, aseguró ayer que las eléctricas en su conjunto podrían plantearse una actuación conjunta en defensa de los CTC, que Bruselas considera ayudas de Estado.Miranda se mostró de acuerdo con el recurso del Gobierno ante el Tribunal de Luxemburgo en defensa de los CTC. Miranda, que calificó las ayudas como "una compensación mínima al esfuerzo realizado por las compañías eléctricas para reducir tarifas y beneficiar a los usuarios", atribuyó los problemas surgidos en la tramitación de los CTC ante Bruselas al "exceso de transparencia".

El consejero delegado de Endesa, que ofreció una conferencia de prensa para explicar el denominado Plan Génesis (1999-2003), con el que la compañía pretende aumentar la rentabilidad de sus inversiones en Latinoamérica, se refirió también a la fusión del BBV y de Argentaria y a los efectos que la operación puede tener en el accionariado de la compañía.

Argentaria, explicó, no posee más del 3% de Endesa, con lo que no contraviene las directrices del Gobierno que prohíben a un mismo grupo participar, con más de un 3% del capital, en dos o más empresas del mismo sector. Por ello, y a pesar de que el nuevo BBVA controlará también más de un 10% de Iberdrola, Miranda señaló que Endesa "espera" que el BBVA mantenga su posición. Respecto al Plan Génesis, presentado ayer para asegurar la expansión de Endesa en Latinoamérica, el consejero delegado explicó que permitirá un importante ahorro. Entre 1999 y el 2003, Endesa invertirá en la región 3.000 millones de dólares (468.000 millones de pesetas).

Endesa ha invertido en América Latina 1,17 billones. El Plan Génesis no prevé la integración de las filiales latinoamericanas, sino su consideración como grupo, y plantea una reducción de personal en cinco años del 30% en dichas empresas (unos 5.400 trabajadores). [Las acciones de su filial Enersis fueron suspendidas ayer en la Bolsa de Santiago de Chile, por exceder el límite de subida.]

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 30 de octubre de 1999