Japón demanda a 11 petroleras por realizar pactos en contratos públicos

La Fiscalía japonesa presentó ayer una demanda contra 11 empresas petroleras japonesas a las que acusa de haberse puesto de acuerdo entre ellas para fijar los precios de sus contratos con la Agencia de Defensa antes de acudir al concurso público. Las autoridades creen que este fraude se produjo por lo menos en tres ofertas públicas en 1998, con contratos por valor de 30.000 millones de yenes (unos 268 millones de euros, 41.540 millones de pesetas). Inspectores de la Comisión de Precios Mínimos (FTC) de Japón realizaron una redada en varias empresas de distribución de petróleo en marzo, tras la que comenzaron a investigar el caso, y decidieron ayer presentar una demanda formal ante el Tribunal del Distrito de Tokio a través de la Fiscalía. Al parecer, los directivos de estas empresas, 10 de las cuales se han negado a comentar los hechos, se reunían un par de días antes del concurso y acordaban que una de ellas se llevara el contrato por un precio pactado.

La televisión pública NHK informó de que el origen de esta práctica colusiva se remonta a los años posteriores a la crisis del petróleo de 1973, lo que ha hecho que el Estado pierda miles de millones de yenes de fondos de los contribuyentes en beneficio de estas firmas.

Las 11 empresas involucradas en el caso de violación de la ley antimonopolio son Cosmo Oil, que controla el 20% de los contratos con la Agencia de Defensa, Nippon Mitsubishi Oil, Showa Shell, Japan Energy Corporation, Idemitsu Kosan, General Sekiyu, Fuso Sekiyu, Kyushu Oil, Kygnus Sekiyu, Taiyo Oil y Taiyo Industries. El mercado japonés del petróleo está en un proceso de desregulación para reducir un 20% el exceso de capacidad de esta industria.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS