Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los conservadores bloquean la formación de gobierno en Austria

El escrutinio final en las elecciones austriacas deja al Partido Liberal (FPOE) del ultraderechista Jörg Haider como segunda fuerza política en el Parlamento, con 415 votos por encima del Partido Popular (OEVP, democristiano). Ante ese resultado, el OEVP ha decidido pasar a la oposición y, por tanto, el Partido Socialdemócrata no podrá formar Gobierno, ya que ha asegurado que no pactará con Haider.

El presidente del OEVP -y hasta estos comicios vicecanciller y ministro de Exteriores-, Wolfgang Schüssel, convocó una reunión de urgencia de su formación al conocer que, aún empatados con Haider en escaños (52), quedaron los terceros en número de votos, aunque la diferencia con el FPOE sea de tan solo 415 votos.Tras el encuentro, anoche, informó de su decisión -"tomada tras un debate reflexivo y serio"- de pasar a la oposición y no contribuir a la formación de un gobierno con los socialdemócratas, vencedores en las elecciones del pasado 3 de octubre. "[La decisión] se corresponde con el voto, el gran rapapolvo que nos han dado los electores", que han mostrado "que desean algo nuevo, no una coalición al estilo antiguo", declaró Schüssel en clara referencia a la alianza electoral que en los últimos 13 años ha mantenido en el poder a populares y socialdemócratas.

Schüssel confirmó anoche que se presentará como candidato a presidir el grupo parlamentario del Partido Popular.

Esos 415 votos de diferencia respecto al Partido Liberal parecen un detalle insignificante, pero tiene importancia para la credibilidad de los políticos. Antes de las elecciones, Schüssel insistió en que pasaría a la oposición, si quedaba en tercer lugar. Dirigentes del OEVP recurrían antes de conocer el resultado definitivo a la metáfora deportiva de que unas centésimas de segundo impiden subir al podio.

Esta amenaza surtió efecto y se tradujo en votos. El OEVP, al igual que los socialdemócratas del SPOE -los más votados en las elecciones, con un-, obtuvo el peor resultado desde la fundación de la II República austriaca, en 1945, pero la caída de votos se mantuvo en un discreto 1,4% y conservó los 52 escaños que tenía en la legislatura que concluye.

Los socialdemócratas (SPOE), con el canciller Viktor Klima al frente, sostienen que de ninguna manera formarán una coalición con el FPOE de Haider y, hasta el último momento, han presionado al OEVP para reeditar la gran coalición, pero "no a cualquier precio".

Difícil salida

Ahora, con la decisión del OEVP, la situación se presenta incierta. Además de las advertencias socialdemócratas de que no pactarán con el FPOE, la posible entrada de Haider y su partido en el Gobierno ha desencadenado una fuerte reacción internacional, que asusta y preocupa en Austria. El presidente federal, Thomas Klestil, quien tiene ahora las cartas en la mano para encargar la formación de gobierno, reconoció ayer que los resultados electorales son "difíciles de interpretar, pero no liberan a nadie de sus responsabilidades hacia Austria". Klestil también había sugerido que la solución al dilema era reeditar la coalición que sostuvo al Gobierno saliente. Ahora, esa puerta se ha cerrado de golpe. Los analistas políticos avanzan que, tras un largo proceso de negociaciones, se podría ir a unos nuevos comicios el próximo año.

Desde Klagenfurt, la capital del Estado de Carintia, donde gobierna desde la pasada primavera, Haider calificó de histórico el triunfo conseguido por su partido y dijo que pertenece al pasado el reparto del poder entre rojos (SPOE) y negros (OEVP). Haider declaró que su partido no excluye a nadie, y añadió que por eso lo tiene más facil que los demás. Sobre la reacción internacional en su contra, Haider acusó al SPOE de haber esparcido prejuicios sobre él. Anunció Haider su disposición a viajar por el extranjero para afrontar a la prensa y asegura que, cuando se le conoce, se desvanecen los prejuicios.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 13 de octubre de 1999

Más información

  • El SPOE sólo podría pactar con Haider