Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La lluvia provoca cortes de carretera y ferrocarril en Sevilla y Huelva

Octubre ha vuelto a traer las precipitaciones a Andalucía, que el pasado año hidrológico (de septiembre a septiembre) sufrió los doce meses más secos en las últimas cinco décadas. Sevilla registró en la madrugada de ayer abundantes lluvias (65 litros por metro cuadrado), que provocaron cortes en la N-630 (antigua carretera de Extremadura) y en dos vías provinciales. El agua y el barro inundaron, en tres puntos distintos, la línea férrea Sevilla-Huelva, cuyo servicio se restableció a primera hora de la tarde.

Las precipitaciones alcanzaron a todas las provincias andaluzas en las primeras horas de ayer, si bien las lluvias más abundantes cayeron en Cádiz, Granada y, sobre todo, en Sevilla. En esta provincia se ha registrado, en los primeros días de octubre, un tercio de todo el agua que cayó el pasado año hidrológico (220 litros por metro cuadrado), el más seco del siglo. Los bomberos de la capital andaluza tuvieron que realizar medio centenar de salidas para achicar agua de edificios, revisar fachadas y rescatar coches atascados. La lluvia provocó el derrumbe parcial de un bloque de viviendas en San Juan de Aznalfarache (en el área metropolitana de Sevilla), por lo que fueron desalojadas de sus casas seis familias. El agua también inundó el asentamiento chabolista de El Vacie, en la capital hispalense: 30 personas fueron realojadas por los servicios municipales en el antiguo hospital psiquiátrico de Miraflores.

Las lluvias también impidieron que una misión de científicos de la UE completara su visita al valle del Guadiamar, en el entorno de Doñana, para comprobar los trabajos de limpieza tras el vertido tóxico de las minas de Aznalcóllar.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 13 de octubre de 1999

Más información

  • Los bomberos evacuaron a diez familias en la capital andaluza