Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
URBANISMODE LOS 6.074 MILLONES PRESUPUESTADOS HA GASTADO 336

El PP sólo ha ejecutado el 5,5% del proyecto para rehabilitar el casco antiguo de Alicante

El convenio entre el Ayuntamiento de Alicante y el Consell para rehabilitar el deprimido casco antiguo de la ciudad -conocido como Plan RACHA- arrancó en 1993 con una inversión prevista de 10.000 millones de pesetas. En 1995, con el PP ya en el poder municipal, el presupuesto se rebajó hasta los 6.070 millones. De esa cantidad, y según su propia estadística, hasta el 1 de octubre de este año sólo se han invertido 336 millones, lo que supone un 5,5% de lo presupuestado. Mientras la intervención pública no llega, el popular barrio alicantino se cae a pedazos.

El PP censuró a su llegada al poder local, a mediados de 1995, que el gobierno socialista sólo había ejecutado en dos años poco más del 6% del plan de Rehabilitación y Arquitectura del Centro Histórico de Alicante (RACHA). Ahora, después de más cuatro años en el poder local y autonómico, los populares no han llegado a ese pobre porcentaje, y su inversión, de 336 millones, supone un 5,5% del dinero presupuestado, que supera los 6.000 millones.Esos 336 millones se han gastado en las obras de acondicionamiento de los Pozos de Garrigós, la Ruta de los Miradores, el Museo de Belenes, la segunda fase de la Iglesia de Santa María, el Paseíto de Ramiro y en la restauración parcial de las murallas del monte Benacantil.

En ejecución se encuentran los proyectos de la plaza de San Cristóbal (252 millones) y del Centro Municipal de las Artes (217 millones), y en fase de concurso de obras están el Parque Ereta del Benacantil, valorado en 1.458 millones, la ampliación de la Casa Consistorial (830 millones), la nueva sede de la Concejalía de Cultura en la calle Labradores (180 millones) y la urbanización de varias calles y plazas del casco antiguo, por importe de 345 millones.

Aún en fase de redacción de proyectos figuran la reforma de la plaza del Carmen (230 millones), la ampliación del Museo de La Asegurada (817 millones) y la segunda fase de la rehabilitación de las murallas por 120 millones de pesetas. Más retrasados, en situación de encargo de proyectos, se encuentran las tres últimas fases de la restauranción del templo de Santa María, la culminación de la rehabilitación de las murallas, la actuación en el Claustro de San Nicolás y la urbanización de la calle de Villavieja.

Si los plazos originarios del plan RACHA se hubieran cumplido, el casco antiguo de la ciudad estaría hoy totalmente rehabilitado. Pero la realidad es otra. Los retrasos e incumplimientos han sido una constante desde que el ex alcalde socialista Ángel Luna y el ex presidente de la Generalitat Joan Lerma suscribieran el ambicioso convenio en 1992.

Nuevo plan

El cambio de poder en 1995 empeoró las cosas. El PP eliminó del RACHA las llamadas unidades de actuación, intervenciones públicas sobre manzanas enteras del degradado barrio alicantino, y rebajó a 6.040 millones el presupuesto inicial de 10.000 millones comprometidos por los socialistas. Trazó el PP un nuevo RACHA, en el que trasvasó a la iniciativa privada buena parte de las actuaciones. El tiempo ha demostrado que los cambios en el plan inicial no han funcionado.

Para ilustrar el retraso en la ejecución de los proyectos puede elegirse al azar cualquiera de ellos. El parque Ereta, en la ladera del Benacantil, por ejemplo, debería estar terminado desde hace meses. En febrero de 1997 se anunció a bombo y platillo que las obras de ese espacio público arrancarían durante el primer semestre de 1998. A día de hoy, aún no se ha movido ni una piedra.

En la última reunión del Patronato Municipal de la Vivienda, organismo encargado de gestionar el plan RACHA, se informó que las obras del parque Ereta comenzarán el próximo mes de noviembre con un presupuesto de 1.458 millones de pesetas.

Según lo acordado en esa reunión, entre noviembre de este año y marzo del 2000 se iniciarán las obras de ampliación de la Casa Consistorial, la nueva sede de la Concejalía de Cultura en la calle de Labradores y la urbanización de varias calles y plazas.

Para el año 2001 se ha programado el inicio de la reforma de la plaza del Carmen y la ampliación del museo de La Asegurada, mientras que las últimas fases de la rehabilitación de Santa María, el claustro de San Nicolás y la urbanización de Villavieja ni siquiera tienen fecha de comienzo de obras.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 12 de octubre de 1999