Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una patrullera lesbiana demanda a la policía en EE UU por violar sus derechos

Que en el cuerpo de policía de Nueva York haya 800 homosexuales declarados (de un total de 38.000), que tengan un sindicato propio desde hace 15 años y que hayan ido arrancando derechos como el de participar en uniforme en el desfile anual de Día del Orgullo Gay no significa que todos los agentes de la policía más polémica de Estados Unidos acepten determinadas situaciones. Por ejemplo, que dos compañeras se casen.Elizabeth Bryant, de 34 años, patrullera en el Bronx, asegura que algunos de sus compañeros y superiores le han hecho la vida imposible desde que en 1997 decidió contraer matrimonio con la agente Marilyn Trapanotto, de 35 años. Bryant ha demandado al departamento de policía por violar sus derechos y pide una indemnización de 800 millones de pesetas.

"Le han hecho vivir un infierno", asegura su abogado. Bryant tuvo que dejar de patrullar las calles porque ningún agente accedió a ser su compañero, otro policía intentó agredirla y, cuando se quejó a sus superiores, fue acusada de mal comportamiento. "No sólo el Departamento de Policía le dio la espalda, también la castigó por protestar", recalca el abogado. A los pocos días de la boda, alguien colgó en su taquilla la foto de un culturista con la cara de la patrullera pegada encima. "Le dije que guardara aquel cartel porque en el futuro podría servir como prueba del hostigamiento", recuerda Trapanotto.

La portavoz del cuerpo, Marilyn Mode, quiso puntualizar que uno de los demandados, el comisario Howard Safir, fue uno de los que defendió dentro del departamento el derecho de los policías homosexuales a participar de uniforme en el desfile del Día del Orgullo Gay. Y aclaró: "Tenemos un gran nivel de reclutamiento en la comunidad homosexual".

Bryant, a la que sus padres expulsaron de su casa en Carolina del Norte cuando conocieron sus inclinaciones sexuales, conoció a Trapanotto en un bar hace cuatro años. "Yo estaba a punto de graduarme en la Academia de Policía, ella ya era un agente. Yo no paraba de hablar de mi experiencia en la academia y ella escuchaba tan atentamente. Fue fabuloso", recuerda ahora Bryant.

Se casaron en Central Park en 1997, pocos días antes de que los agentes homosexuales de la policía de Nueva York lograran participar de uniforme por primera vez en el desfile de la comunidad gay.

Pero la lista de reivindicaciones de la asociación de oficiales homosexuales es aún muy amplia. Ha conseguido recientemente que el departamento de policía establezca multas de hasta 2,5 millones para castigar actos de discriminación contra agentes gays, y ahora aspira a que se establezca una cuota de agentes homosexuales en determinados departamentos, como la tienen las minorías étnicas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 11 de octubre de 1999