Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Israel romperá relaciones con Austria si Haider entra en el Gobierno

Viena / Jerusalén

El ministro israelí de Asuntos Exteriores, David Lévy, declaró ayer que no descartaba una ruptura de relaciones diplomáticas con Austria si la extrema derecha entra en el Gobierno de ese país. Lévy afirmó ayer tras conocer el éxito del Partido Liberal de Austria (FPOE) de Jörg Haider en las elecciones legislativas austriacas del pasado domingo, que Israel "reevaluaría sus relaciones con Viena si se asocian elementos neonazis al Gobierno de Austria".Por su parte, el Ministerio austriaco de Asuntos Exteriores manifestó que su país "ha tomado nota" de las intenciones israelíes de redefinir sus relaciones con Viena. "Tomamos nota y vamos a estudiar la declaración israelí", dijo el portavoz del citado ministerio, Walter Greinert. Ante tales declaraciones, Haider aseguró en Estrasburgo no comprender "en absoluto" la posición de Israel. "En 20 años de carrera política nunca he pronunciado una declaración antisemita", afirmó Haider. "Tenemos buenas relaciones con la comunidad judía austriaca, alguno de cuyos miembros pertenece a nuestro partido", añadió.

Reacción internacional

Mientras tanto, políticos de todos los colores y los medios de comunicación de Austria dan rienda suelta a su inquietud por la reacción internacional tras el éxito electoral del FPOE del populista de derechas Jörg Haider y temen una nueva edición del caso Waldheim. El presidente de Austria entre 1986 y 1992, Kurt Waldheim, miembro del democristiano Partido Popular (OEVP), sirvió como teniente del Ejército alemán durante la II Guerra Mundial en los Balcanes, donde muchas unidades se involucraron en crímenes de guerra, de los que el presidente austriaco dijo no haber tenido conocimiento. Waldheim no dimitió de su cargo y gran parte de los Gobiernos mundiales trataron al jefe del Estado austriaco como un paria político.Al mismo tiempo, Viena es un hervidero de rumores sobre las posibles coaliciones para formar nuevo Gobierno. Empieza a tomar cuerpo una versión que apunta hacia una coalición azulnegra, entre populares (OEVP) y el FPOE, sin Haider en el Gobierno y con el actual vicecanciller y ministro de Exteriores, Wolfgang Schüssel, como canciller.

"No somos un país nazi"

Los titulares de la prensa de Viena de ayer no dejaban el menor resquicio de duda: "Austria lo deja claro: No somos un país nazi", afirmaba en primera página el Kurier. "Tras el éxito del FPOE en las elecciones parlamentarias, difaman a Austria como en tiempos de Waldheim. El extranjero continúa disparando contra Jörg Haider", titulaba una doble página el sensacionalista Neue Kronen Zeitung. "Reacción a la aniquiladora crítica del extranjero. Klima inicia una ofensiva por la imagen de Austria", anunciaba a cuatro columnas en primera el prestigioso Der Standard. La televisión pública austriaca (ORF), la privada aún no existe, debatió con intelectuales y políticos pasada la medianoche el tema de la repercusión internacional del éxito de Haider.Reina el temor, casi palpable, a reeditar con Haider la situación planteada con la presidencia de Waldheim, cuando Austria tuvo que soportar la vergüenza de tener en la suprema magistratura a un político rechazado por la comunidad internacional. Se recuerda que durante la campaña presidencial de Waldheim uno de sus eslóganes para conseguir votos, cuando le acusaron por su pasado, fue: "Ahora, con más razón". Éste fue también uno de los eslóganes utilizados en las elecciones por Haider.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 7 de octubre de 1999

Más información

  • El líder populista se queja de incomprensión