Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
SUCESOSLOS VECINOS TUVIERON QUE DEJAR SUS CASAS

Una fuga de gas obliga a desalojar a los niños de un colegio en Valencia

Una fuga de gas provocada por unas obras para el tendido de cable telefónico en una calle de Valencia obligó en la mañana de ayer a desalojar toda una manzana de viviendas, incluido un colegio público. El suceso ocurrió en las inmediaciones de la avenida del puerto y afectó al colegio público Miquel Adlert, cuyos alumnos fueron desalojados de forma preventiva. El suceso se saldó sin más víctimas que el conductor de la máquina que rompió una tubería y que sufrió los efectos de la fuga de gas.

El incidente, que según los Bomberos fue "muy aparatoso", se produjo alrededor de las 11 de la mañana en la confluencia de la calle de los Leones con la de Pepe Alba. Un operario que trabajaba en las obras de cableado para la empresa telefónica Ono, que estos días afectan a esa zona de la ciudad de Valencia cercana al puerto, pinchó por error una tubería de Cegas y provocó la fuga. La emanación de gas afectó al trabajador.Los Bomberos acordonaron inmediatamente la zona, que fue desalojada. Los vecinos de las viviendas de la manzana afectada fueron desalojados, al igual que los alumnos, profesores y trabajadores del colegio público Miquel Adlert, antes conocido como colegio público Leones, en el que cursan estudios unos 1.200 jóvenes. Los estudiantes fueron conducidos al cercano colegio Antonio García López.

La empresa Cegas, responsable del suministro de gas, envió de inmediato una brigada para reparar la fuga. El problema quedó solucionado poco después de la una de la tarde, según la empresa. Cegas precisó que no fue necesario cortar el suministro en ningún momento puesto que el suceso únicamente obligó a reducir la presión del gas, lo que permitió que los usuarios de la zona siguieran abastecidos. La empresa añadió que el gas natural es una energía "no tóxica y menos densa que el aire, de ahí que no haya existido riesgo para la seguridad de las personas, puesto que el gas natural se diluye rápidamente en la atmósfera y por lo tanto desaparece el riesgo de concentración en el suelo".

El sindicato Comisiones Obreras se interesó inmediatamente por el suceso y ayer tarde anunció que esta mañana acudirán al colegio afectado el presidente del comité de Salud Laboral de la federación de Enseñanza y un delegado de prevención de riesgos laborales. Ambos evaluarán hoy la situación, los riesgos y las posibles consecuencias del accidente que afectó al colegio.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 7 de octubre de 1999