Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Condenado a 20 años el comandante de un campo de exterminio nazi en Croacia

El ex comandante del campo de concentración de Jasenovac, durante la II Guerra Mundial, Dinko Ljubomir Sakic, de 78 años, fue condenado ayer a la máxima pena de 20 años de prisión al término del juicio celebrado en Croacia tras su extradición desde Argentina. "Este juicio debe servir de prueba a todos los que cometan crímenes de guerra contra la población civil de que, tarde o temprano, tendrán que comparecer ante la justicia y que sus crímenes no caducarán", dijo el presidente del tribunal de la provincia de Zagreb, Drazen Tripalo.

Tras un juicio de seis meses, el tribunal decidió que Sakic, extraditado desde Argentina en junio de 1998, es "culpable" del acto penal de crimen de guerra contra la población civil, un crimen de lesa humanidad cometido en su país, Croacia, durante la II Guerra Mundial. Sakic, que comandó el campo de concentración de Jasenovac entre el 1 de mayo y el 28 de octubre de 1944, es considerado responsable directo de la muerte de cerca de 2.000 prisioneros, algunos de los cuales mató personalmente. En el campo de Jasenovac, fundado por el pronazi Estado Independiente Croata (NDH), murieron entre 1941 y 1945 decenas o quizá centenares de miles de serbios, además de muchos miles de judíos, gitanos y croatas antifascistas. Los guardas arrancaban los ojos a los muertos y se los enviaban como presente al jefe de aquel Estado fantasma, Ante Pavlic. Este horror inspiró la novela de Curzio Malaparte La piel. Según fuentes serbias, el total de víctimas en aquel campo estuvo entre las 500.000 y las 700.000. Sakic, que se había declarado inocente, escuchó el veredicto con una leve sonrisa y aplaudió, comentando al fiscal, Radovan Santek: "Habéis servido bien a Belgrado". Una prueba para Zagreb Se trata del último comandante conocido de un campo de concentración de la II Guerra Mundial que quedaba todavía con vida e impune. El juicio había atraído una gran atención nacional e internacional por el hecho de que muchos observadores consideraban a la independiente Croacia demasiado benévola hacia los ustachis (fascistas croatas) e incapaz de juzgar a los criminales croatas de la II Guerra Mundial, como a los responsables de las matanzas de civiles en la pasada guerra de Bosnia-Herzegovina, entre los años 1992 y 1995. En el veredicto se afirma que Sakic violó el derecho internacional, ordenó asesinatos, torturas y tratos inhumanos hacia la población civil, "que intimidaba a los prisioneros, los exponía a la inanición colectiva y a trabajos forzados", al mismo tiempo que no impidió matanzas y torturas cometidos por sus subordinados contra los prisioneros. A Sakic se le considera también culpable de las malas condiciones de vida en Jasenovac, que causaron, como consecuencia del hambre, el duro trabajo físico, los maltratos y torturas, la muerte de un "número no determinado" de prisioneros. También se le incrimina por el hecho de que en el campo se liquidaba a los enfermos y a los incapaces de trabajar. El Consejo Judicial considera que durante el proceso se ha probado que el 21 de septiembre de 1944 Sakic ordenó ahorcar a una veintena de prisioneros del grupo de Mile Boskovic, a quien mató personalmente con un disparo de su pistola. Por órdenes de Sakic, según el veredicto, en Jasenovac fueron ahorcados Albert Israel y Kapar Nisim, y él mismo mató también a Avram Montillo y León Perera. Los abogados defensores de Sakic, Ivan Kern y Branko Seric anunciaron que recurrirían ante el Tribunal Supremo contra la sentencia del Tribunal de Zagreb, para lo cual tienen un plazo legal de 15 días. Los abogados sostuvieron que la explicación del veredicto fue "generalista e imprecisa" y que la decisión fue adoptada "bajo presión". En cambio, el ex presidente de la organización judía internacional B"nai B"rith, Tomy Baer, declaró ayer en Zagreb: "Croacia puede estar orgullosa hoy porque ha probado que no teme enfrentarse a su pasado". El director del departamento israelí del Centro Simon Wiesenthal de caza de criminales de la II Guerra Mundial, Efraim Zurrof, también manifestó su satisfacción por el veredicto, aunque consideró que Sakic debió ser juzgado por genocidio. Zurrof expresó la esperanza de que la esposa de Dinko Sakic, Nada, sea juzgada dentro de poco también por su papel en el departamento para mujeres de Jasenovac.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 5 de octubre de 1999

Más información

  • Dinko Sakic, de 78 años, había sido entregado por Argentina