Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
NECROLÓGICAS

Bernard Buffet, pintor francés

El pintor francés Bernard Buffet, conocido por sus obras rectilíneas y estilo austero, se suicidó ayer, a los 71 años, en su casa de Tourtour, situada en el departamento de Var (sureste de Francia), informó la gendarmería de Salernes. El cuerpo de Buffet, quien vivía con su esposa, Annabelle, en una casa llamada La Baume, fue encontrado en un pasillo que conducía a su taller, precisaron las fuentes.Pintor prolífico, dibujante y especialista en grabados, Buffet fue galardonado en 1948 con el premio de la crítica en París. Su obra, en la que figuran La Pasión, Los horrores de la guerra, El cuarto y Las rayas, entre otras, se caracterizó por un sistema de figuras tradicionales con perspectivas y formas academicistas y contornos rígidos. La paleta de Buffet, originariamente compuesta de tonos grises y beis, fue haciéndose progresivamente más cromática para ilustrar los temas que inspiraron sus series: el horror de la guerra, el circo, la heroína francesa Juana de Arco, los barcos y París.

Uno de sus amigos, el abogado Maurice Vans, le definió como un hombre "poco querido de la crítica y amado por el público, que apreciaba la singularidad de sus trazos y su originalidad". Los cuadros de Buffet, también conocido por sus ilustraciones, litografías y decorados de teatro, no fueron incluidos, sin embargo, en la última recopilación del Centro Pompidou dedicada a las telas de los mejores pintores franceses de la década de los cincuenta. Tildado de "trasnochado" y repetitivo por algunas galerías francesas, que además le reprochaban que pintase demasiado, el pintor suscitó una gran admiración fuera de su país de origen. Así, expuso en la Bienal de Venecia y en Nueva York; el Museo Pushkin de Moscú le dedicó una retrospectiva y Japón construyó un museo que lleva su nombre.

Buffet nació en París en 1928 y en 1944 ingresó en la Escuela de Bellas Artes. Consiguió exponer en la Galería de los Impresionistas del Arte en 1947, pero su muestra pasó inadvertida. Un año más tarde ganó el premio de la crítica. Ingresó en el grupo Homme-Témoin y de la noche a la mañana le llegó la fama y la popularidad. En 1953 tenía ya el mejor cartel entre los pintores jóvenes franceses y en esa década colgó sus obras en numerosas exposiciones. Las formas lineales puntiagudas y los tonos neutros de figuras demacradas y bodegones deformes le llevaron a su primera popularidad.-

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 5 de octubre de 1999