Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una sentencia rechaza que un subalterno deba ser poco formado

El Tribunal Superior de Justicia del País Vasco ha anulado el ejercicio basado en pruebas psicotécnicas de la oposición a seis plazas de subalterno en el Ayuntamiento de Bilbao a la que se presentaron 280 aspirantes. En la sentencia, el TSJPV rechaza que "la mejor aptitud para la función de subalterno municipal se corresponda con la persona con una capacidad de razonamiento escasamente destacada". La Sala reconoce el derecho de los recurrentes a que se les vuelva realizar las pruebas porque no satisficieron las garantías de objetividad, racionalidad y funcionalidad. El pleno del Ayuntamiento de Bilbao del 4 de octubre de 1994 acordó la provisión de seis plazas de subalternos. Los aspirantes deberían superar cuatro ejercicios: perfil lingüístico, pruebas psicotécnicas, de cultura general y de pequeñas reparaciones. Para la prueba psicotécnica, se adoptó el criterio de suprimir las puntuaciones extremas: las más altas y las más bajas. Esto hizo que adecuarse al perfil requerido puntuara más que las capacidades. El Ayuntamiento prefería al "sumiso, conformista, respetuoso frente al dominante" y al "autoafirmativo, práctico y duro", frente al "abierto, afable, afectuoso". Además, se valoró negativamente poseer una licenciatura, ya que estos aspirantes "desean un puesto fijo para luego dedicarse a otros quehaceres".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 3 de octubre de 1999