Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Mayor interpreta el robo de explosivos como un aviso de ETA

La violencia callejera se recrudece en el País Vasco

El ministro del Interior, Jaime Mayor Oreja, interpretó ayer la presunta vinculación de ETA con el robo de ocho toneladas de explosivos ocurrido el martes en Bretaña (Francia) como "un aviso desde el terror" que ha lanzado la banda terrorista. "Nos dicen que si no hacemos caso a sus exigencia, a la negociación política, ETA acecha". Mientras, ayer se recrudeció la oleada de violencia en el País Vasco y Navarra. Una persona resultó herida leve por la explosión de un artefacto y hubo un atentado contra un policía.

MÁS INFORMACIÓN

Mayor dijo que ETA quiere estar presente porque "el frente de Lizarra" ha fracasado en su intento de sustituirla. La policía francesa, por su parte, sigue centrando en ETA la investigación sobre el robo de los explosivos, pero no ha descubierto aún ningún indicio que permita afirmarlo con rotundidad. Testigos presenciales reiteraron ayer que los asaltantes intercambiaron algunas palabras en español, y la fiscalía antiterrorista indicó que en documentación aprehendida hace años a ETA figuraban listados de empresas bretonas dedicadas a la fabricación de explosivos. La escalada de violencia sigue incrementándose en el País Vasco y Navarra. Ambas comunidades vivieron ayer su cuarta jornada consecutiva de violencia callejera, ataques contra cargos del PP y PSE y sabotajes. En Noain (Navarra) una mujer resultó herida leve al estallar un artefacto junto a la vivienda de un concejal de UPN. En Irún (Guipúzcoa) fue destactivado un explosivo bajo el coche de un policía nacional. Además, fue quemado un autobús en Bilbao. En este clima se reúnen hoy en Madrid el presidente del Gobierno, José María Aznar, y el lehendakari Juan José Ibarretxe. El jefe del Ejecutivo vasco descartó ayer responder a la oleada de violencia con la ruptura del acuerdo parlamentario que mantiene con Euskal Herritarrok, pero le pidió que no dé cobertura a los violentos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 30 de septiembre de 1999