Duran i Lleida aboga por una Constitución Europea

Josep Antoni Duran i Lleida, presidente del comité de Gobierno de Unió Democràtica de Catalunya (UDC), destacó ayer en Catarroja que es absolutamente necesario que la Unión Europea se dote de una Constitución a la mayor brevedad. La Carta Magna recogería las competencias correspondientes a la Comisión y al Parlamento europeos, a sus estados miembros y a las diversas regiones que la integran. Duran i Lleida dictó una conferencia sobre la organización política en la construcción europea en el curso de un seminario sobre Pensamiento Contemporáneo organizado por el centro Florida Universitaria de Catarroja. "Nos conviene llegar a tener una Constitución", señaló el político catalán, quien reconoció que esta propuesta será "muy difícil" de conseguir debido a las diferentes ideologías políticas, el distinto ritmo de integración europea de los países miembros y el distinto grado de reconocimiento de las competencias regionales en el seno de cada uno de los propios Estados que conforman la Unión Europea Duran i Lleida defendió la participación de las regiones -comunidades autónomas, en el caso español- en la Unión Europea, y añadió que "no sería viable una Europa sólo de Estados ni tampoco sólo de regiones". Pero aseguró que las distintas regiones "van adquiriendo un protagonismo especial dentro de los países, a causa de la globalización de la economía y la descentralización política que conlleva el traspaso de transferencias a las autonomías". En su ponencia sobre El papel de las naciones en la Unión Europea, el presidente de UDC indicó que el protagonismo de las regiones "comportaría además una mayor legitimidad a la Unión Europea". Adela Cortina, catedrática de Ética de la Universidad de Valencia, en el mismo seminario, defendió sus reflexiones bajo el título genérico De la Europa de los mercaderes a la Europa de los ciudadanos. La profesora valenciana apostó por "conservar y desarrollar el capital social, entendido como el conjunto de valores humanos y sociales" como única vía para consolidar la "cohesión social, económica y política" en el seno de la Unión Europea, de modo que la organización supraestatal pueda dar a las demandas actuales y futuras de los ciudadanos que la integran.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0027, 27 de septiembre de 1999.

Lo más visto en...

Top 50