Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Tribunal de Cuentas desestima una recusación presentada por Jesús Gil

El pleno del Tribunal de Cuentas decidió ayer por unanimidad desestimar la recusación presentada por el Ayuntamiento de Marbella contra el consejero de dicho tribunal encargado de dirigir la fiscalización de las cuentas de ese municipio gobernado por Jesús Gil. El abogado del consistorio marbellí José María del Nido había planteado el pasado día 7 la recusación de Andrés Fernández aduciendo que el citado consejero carecía "de la imparcialidad objetiva necesaria para participar en el pretendido acto de fiscalización" debido a unas declaraciones de éste a EL PAÍS el pasado 22 de agosto. "Resulta intolerable que podamos ceder ante sus presiones", había dicho Andrés Fernández en referencia a Gil.El representante jurídico del Ayuntamiento de Marbella tiene presentado también otro recurso contra la desestimación de otro recurso anterior que persigue dejar en suspenso la decisión de fiscalizar las cuentas de esa corporación desde 1990 a 1999, ambos inclusive. Dicha decisión fue tomada por las Cortes, en un acuerdo unánime de las fuerzas parlamentarias en la Comisión Mixta Congreso-Senado para las relaciones con el Tribunal de Cuentas el pasado día 9 de febrero. Según fuentes del área de fiscalización de ese tribunal, el pleno dará respuesta a ese recurso a finales de este mes. Si invoca, como parece probable, que la fiscalización es una decisión constitucional, nada podría retrasar ya el inicio de la inspección, que todavía no se ha producido, en la propia Marbella de las cuentas de ese ayuntamiento por parte de funcionarios del tribunal.

No obstante, los asesores jurídicos de Gil ya han adelantado que están estudiando la presentación de un recurso de amparo ante el Tribunal Constitucional.

Algunas fuerzas políticas se muestran sorprendidas de que un acuerdo parlamentario tomado hace siete meses todavía no haya producido resultados operativos, a la vez que perciben en Jesús Gil una clara estrategia obstruccionista.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 17 de septiembre de 1999

Más información

  • Respalda al consejero que fiscalizará Marbella