Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Chile se plantea postergar las medidas contra España por el 'caso Pinochet'

El Gobierno chileno de Eduardo Frei no tomará ninguna medida respecto a sus relaciones diplomáticas con España hasta la reunión que celebrarán, el próximo miércoles en Nueva York, el canciller chileno Juan Gabriel Valdés y el español Abel Matutes. Valdés invitó ayer a las principales empresas españolas radicadas en Santiago a tomar el té en el Ministerio de Relaciones Exteriores, y consideró positivo que España acate lo que decida el Tribunal de La Haya si Chile acude a él. Matutes ha desmentido un pacto con Chile sobre el caso Pinochet, aunque ha admitido que Rodolfo Martín Villa, presidente de Endesa, realizó gestiones.

El ambiente en la cancillería chilena era ayer más distendido, aunque todavía nadie se atreve a definir si se trata de una calma real o simplemente anticipa tormenta. Estos días han sido detenidos dos generales por el presunto asesinato de un dirigente sindical hace varios años, en medio de una creciente agitación de las Fuerzas Armadas.A primera hora de la tarde trascendió que el ministro Valdés había invitado, a las seis de la tarde (medianoche en España), a un grupo de ejecutivos de importantes empresas españolas para tomar el té en un salón de la cancillería en Santiago de Chile. Entre las empresas invitadas estaban Banco Santander Chile, Banco Santiago, Endesa Chile, la azucarera Iansa, Telefónica y Emos.

Bernardita Aguirre, directora de prensa del ministro Juan Gabriel Valdés, señaló a EL PAÍS que el canciller había considerado positiva la reacción de Abel Matutes, ayer mismo, en el sentido de que España acatará el fallo en caso de que Chile lleve el diferendo sobre el caso Pinochet -el conflicto sobre la jurisdicción de España en la aplicación de la Convención contra la Tortura de Naciones Unidas- al Tribunal Internacional de La Haya.

Según dijo la directora de prensa de la cancillería a este periódico, "no se ha decidido todavía adoptar ninguna medida en la relación con España". Preguntada si no sería razonable que dichas decisiones se tomaran tras la reunión entre Matutes y Valdés, prevista para el miércoles a las doce en Nueva York, la portavoz dijo: "Creo que, en efecto, es posible que ello sea así".

Entre las medidas barajadas en Santiago se halla la posible llamada a consulta del embajador chileno en Madrid, Sergio Pizarro. El embajador salió ayer de viaje, pero no en dirección a su país, sino hacia Sevilla. "El embajador no está haciendo las maletas para viajar a Chile. Tiene previsto participar en los festejos nacionales el sábado 18 [mañana] en el recinto de la antigua Expo que alquila la embajada chilena", dijo una fuente de la embajada chilena en Madrid a este periódico.

Por su parte, el ministro de Asuntos Exteriores español, Abel Matutes, negó, tras conocer la versión del canciller Valdés sobre un presunto acuerdo entre los Gobiernos de Aznar y Frei para impedir la extradición de Pinochet a España, la existencia de tal pacto ni una iniciativa del presidente Aznar para encontrar una solución al caso Pinochet.

Fuentes diplomáticas dijeron que Matutes, tras mencionarse hace algunos días en Santiago, la "misión reservada" de Rodolfo Martín Villa, presidente de Endesa, quien mantuvo una reunión con Frei y con Valdés en el mes de julio pasado, estaba preparado para hacer algún tipo de matización, habida cuenta de que el asunto también fue mencionado durante su comparecencia en el Congreso, el pasado día 14.

Fue por ello, dijeron esas fuentes, que ayer Matutes abordó de manera general el asunto. "Han sido muchos los empresarios que a lo largo del año se han dirigido a mí transmitiéndome recados, observaciones, de las autoridades chilenas y manifestando su parecer sobre cuál podría ser el resultado final del contencioso", explicó el ministro. A la pregunta de si Rodoflfo Martín Villa hizo alguna de las gestiones, Matutes dijo: "A alguno de ellos, ante la demanda de arbitraje, siempre les dije que no era una vía posible".

Según había declarado Valdés, un "representante personal" de Matutes planteó a Frei y al canciller, en Santiago, la vía del Consejo de Estado para solucionar el diferendo. Fuentes de la cancillería aseguran que esa misión reservada fue realizada por Martín Villa en julio pasado. El presidente de Endesa no se ha pronunciado sobre estos hechos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 17 de septiembre de 1999

Más información

  • Matutes desmiente un pacto con el Gobierno de Frei para evitar la extradición