Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CARTAS AL DIRECTOR

Residencias para ancianos

Algunas consideraciones sobre el problema, siempre actual, con las llamadas ahora residencias para personas mayores. Según se publica en los medios de comunicación -en EL PAÍS del 27 de agosto y en TVE al día siguiente, 28-, don Juan Antonio Moya, presidente nacional de Residencias Privadas, declaraba que hay actualmente más de 20.000 camas en residencias ilegales que podrían ser localizadas en 24 horas por la Administración. Según esos datos, con una media de 20 camas, existirían más de 1.000 residencias ilegales. En mi opinión, existe la posibilidad de legalizar esas residencias con el consiguiente beneficio, en especial para sus internos.

1. Con subvenciones por parte de la Administración o préstamos a bajo interés para la mejora y actualización de sus instalaciones a niveles indispensables.

2. Con 15.000 pesetas al mes por residencia se podría pagar el sueldo de los 100 inspectores que podrían realizar un mínimo de 10 inspecciones y controles mensuales por inspector de esas 1.000 residencias integradas en la legalidad.

3. Ventajas: por 1.000 residencias ya legales y controladas se crearían 100 puestos de trabajo fijo para personas responsables, sin contar los nuevos puestos de trabajo para el personal de los servicios.

Mejoraría la calidad de vida de todas esas personas mayores y habría más control en todos los aspectos: económico, higiénico y sanitario, con prevención y necesario tratamiento médico de las enfermedades más frecuentes en las personas mayores.

Parece ser que en España hay 2,5 camas por cada 100 personas mayores, cuando otros países europeos disponen de 5 camas por cada 100 mayores. Lo que supone 100 puestos de trabajo fijo, más los servicios, por cada 20.000 camas, y lo que es fundamental, la seguridad y mejora en la calidad de vida de tantas personas mayores que se ven desamparadas en sus últimos años de vida y cuando más lo necesitan.

El mismo día, en el mismo periódico, don Juan Carlos Doadrio, viceconsejero de Promoción del Patrimonio Histórico de la Comunidad de Madrid, declaraba que en el próximo año 2000 se dedicarán para rehabilitación 3.500 millones de pesetas... Desde luego, se trata de diferentes patrimonios, y sus ayudas, seguramente promovidas por muy difentes motivaciones.-

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 8 de septiembre de 1999