Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El petróleo alcanza los 22 dólares por barril, el precio más alto desde febrero de 1997

La escalada del precio del petróleo continúa imparable. Ayer, el precio del barril de crudo tipo brent experimentó un espectacular repunte (un 3%) y alcanzó los 22,04 dólares tras conocerse una amenaza de huelga en el sector petrolero venezolano. El precio marcado ayer es el más alto desde febrero de 1997. La subida augura otro encarecimiento de los combustibles. En España se ha constatado un cambio de tendencia en el consumo. La gasolina sin plomo de 95 octanos (la denominada eurosúper) superó por primera vez en ventas a la súper en julio y se consolidó en agosto.

El anuncio de una posible huelga indefinida a partir del próximo 14 de septiembre en el sector petrolero venezolano hizo sonar ayer todas las alarmas en el mercado internacional del crudo. Poco después de trascender la amenaza de la mayor central sindical petrolera del país latinoamericana, Fedepetrol, el precio del barril tipo brent se disparó y llegó a marcar 22,04 dólares, tras subir 65 centavos (un 3%). Al cierre del mercado londinense, donde cotiza el brent, el precio fue de 21,98 dólares por barril. Desde el mes de febrero de 1997, el precio del crudo no alcanzaba ese nivel. Al margen de la reacción repentina por la posible huelga en Venezuela, lo cierto es que el precio del petróleo ha ido aumentando continuamente desde que los principales países productores decidieron un doble recorte de producción que entró en vigor el pasado mes de abril.

El recorte será, casi con total seguridad, ratificado en la próxima cumbre de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP), que se celebrará en Viena a partir del próximo 22 de septiembre.

Todo parece apuntar a que el recorte de producción se mantendrá hasta el mes de marzo del año 2000. Al menos, ésa es la opinión del ministro del Petróleo de Kuwait, Sheikh Saud Nasser al Sabah, que ayer defendió esa posibilidad en el transcurso de una reunión de especialistas del sector que se está celebrando en Bali. Arabia Saudí también se ha declarado partidaria de mantener la actual política. El secretario general de la OPEP, Rilwanu Lukman, abundó ayer en estas posiciones. Dijo que no ve motivos para levantar el recorte y explicó que la organización está cómoda con el precio del barril en torno a los 20 dólares.

Los últimos datos de la OPEP, que no recogen el fuerte repunte de ayer, señalan que el precio medio del barril de crudo tipo brent durante los últimos meses se ha situado precisamente en esa cifra. A principios de año, el precio del barril rondaba los 10 dólares.

Repercusión

Fuentes del sector petrolero aventuran que antes de fin de año se alcanzarán los 25 dólares por barril. Pocos sostienen que en la citada reunión de este mes se decida frenar el recorte para situar el precio entre 18 y 20 dólares, que era el objetivo inicial antes de abril. Este repunte del precio del petróleo tendrá, con toda seguridad, su repercusión en los consumidores, tanto en los precios que se pagan en los carburantes de los coches como a través de los billetes de compañías aéreas, cuya organización internaiconal IATA ya ha advertido de un traslado del aumento de precio que puede llegar hasta el 12% de aumento.

Ello provocará nuevos máximos en los precios de los carburantes, justo en un momento en el que se está fraguando un cambio de tendencia en el consumo de las gasolinas. Y es que la gasolina sin plomo de 95 octanos (eurosúper) se está imponiendo entre los usuarios. Este combustible, utilizado por los nuevos utilitarios que se incorporan al mercado, superó por primera vez en ventas a la gasolina súper en el pasado mes de julio. Sólo la utilización de los segundos coches de las familias en las ciudades (no usados durante las vacaciones y de mayor antigüedad) puede suponer un repunte de la súper hasta que definitivamente acabe siendo superada por la propia fuerza de los hechos: las ventas de coches nuevos.

En esta comparación se deja al margen la gasolina sin plomo de 98 octanos, que usan automóviles de mayor cilindrada y que tiene un precio muy superior a las otras. Contando con este consumo, la sin plomo ya superó a la súper de forma consoldiada en febrero pasado. Ya en agosto de 1998 la suma de las dos gasolinas sin plomo llegó a rebasar coyunturalmente a la súper.

En cualquier caso, el comsbutible más usado es el gasóleo con el 64,1% del total. Del 35,9% de las gasolinas, la sin plomo supone el 55%, mientras que la con plomo es del 45%. Además, la gasolina súper tiene sus días contados por la normativa comunitaria, aunque España ha pedido una prórroga para ampliar del 2000 al 2003 esa obligatoriedad.

En la semana que fue del 3 al 10 de julio pasados, Repsol (representa el 44% del mercado) vendió 51.156 toneladas de gasolina sin plomo del 95 octanos frente a las 51.119 toneladas de gasolina súper. Esta tendencia se mantuvo en el mes de agosto cuando esta empresa vendió 234.995 toneladas de gasolina de 95 octanos, frente a 218.333 de súper.

Cepsa (22,5% del mercado) ha ratificado esta tendencia en agosto al vender 96.777 toneladas de 95 octanos frente a los 91.848 toneladas de súper, con lo que la eurosúper, o gasolina sin plomo de 95 octanos, pasó aconvertirse en la referencia del mercado.

De acuerdo con los datos facilitados por la Asociación de Operadores del Petróleo (AOP) fue en mes de agosto de 1998 cuando se produjo en el mercado español una mayor venta de gasolinas sin plomo que con plomo. Pero la cifra fue coyuntural. Hasta el mes de febrero de 1999 no se ha producido el cambio de tendencia estable. Desde ese mes la tendencia es clara hacia el menor consumo de gasolina con plomo y hacia un mayor consumo de la gasolina sin plomo.

Durante el primer semestre de 1999 (últimos datos disponibles por la AOP), se consumieron en el mercado español 1.885.070 toneladas de gasolina súper, lo que suponía un retroceso del 12,4% sobre el consumo del primer trimestre del pasado año.

Aumento de ventas

De gasolina sin plomo de 95 octanos se consumieron en el primer semestre de este año 1.623.869 toneladas, con un aumento del 12%. El consumo de gasolina de 98 octanos sin plomo fue de 399.657 toneladas, con un alza del 2,7% sobre el mismo periodo del año anterior. En cuanto a los precios, se mantienen en los últimos meses las diferencias entre los distintos tipos de gasolinas y muy cerca de los máximos históricos que se alcanzaron en el 11 de julio pasado. En esa fecha, la gasolina súper alcanzó el techo máximo de 130 pesetas litro, debido a que el barril de petróleo se situó en los 20,63 dólares. Este alza del precio de los combustibles ha levantado fuertes protestas de los consumidores, que están reclamando soluciones urgentes para frenarla. Una de ellas es la disminución de los impuestos que gravan los carburantes, algo que no entra en los planes del Ministerio de Economía por la negativa repercusión que tendría esta medida en los ingresos del Estado.

En la actualidad los precios de las dos principales firmas Repsol y Cepsa son muy similares y están vigentes desde el pasado 31 de agosto. La gasolina súper se vende en una horquilla entre las 119,9 pesetas y las 129,9 pesetas por litro; la de 95 octanos sin plomo entre las 113,9 y las 123,9 pesetas por litro y la de 98 octanos entre las 125,9 y las 135,9 pesetas por litro.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 8 de septiembre de 1999

Más información

  • La gasolina sin plomo de 95 octanos rebasa en ventas a la súper por primera vez en la historia