Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cadena de dimisiones en el PP de Cataluña

El malestar larvado en los últimos años en el Partido Popular (PP) de Cataluña ha estallado en una sucesión de crisis locales. La más destacada es la de Santa Coloma de Gramenet, tras la dimisión ayer de la presidenta y de toda la junta local y el anunciado abandono de más de un centenar de militantes. Además, ayer se supo que Enric Herranz, ex presidente provincial de Girona, presentó la baja como afiliado al partido. Las discrepancias con la actual dirección catalana, que encabeza Alberto Fernández Díaz, aparecen como el principal motivo de esta cascada de dimisiones. Tres años después del congreso que significó la defenestración de Alejo Vidal-Quadras y el acceso a la presidencia de Alberto Fernández Díaz, la división interna entre partidarios de uno y otro ha ido incrementándose día a día. Los resultados electorales del 13 de junio, en los que el PP perdió más de 75.000 votos, sólo han hecho que acrecentar la crisis y que el sector crítico se sienta con la fuerza suficiente para discrepar públicamente con la actual dirección.

Cartas y abandonos

Ayer mismo dimitía la junta local de Santa Coloma de Gramenet, el diputado autonómico Enric Herranz entregaba el carné de militante y la plataforma opositora Gavina Blava, constituida por ex concejales del PP opuestos a la dirección, reclamaba el cese de Fernández Díaz y su equipo para evitar un "estruendoso fracaso electoral" en las próximas autonómicas. A principios de agosto, el parlamentario Jacint Vilardagaba calificaba en una carta a la cúpula catalana del PP de "antidemocrática, sectaria y mediocre". La dirigente del PP en Santa Coloma, Maria Carmen Martínez, perteneciente al sector vidalquadrista, remitió ayer una carta a Fernández Díaz en la que le comunica su renuncia al cargo y la de todos los miembros de la junta local. La dimisión, según expresa en la misiva, obedece a su discrepancia con la política actual de las direcciones provincial y catalana de la que responsabiliza directamente al propio presidente.Ésta es la segunda carta que colaboradores del anterior presidente del PP, Alejo Vidal-Quadras, remiten a la actual dirección por discrepancias con su estrategia política y achacan al presidente regional la crisis en la que está sumida esta formación.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 31 de agosto de 1999