_
_
_
_

Encarcelado el supuesto responsable del envío de un libro bomba a Rosa Díez

El juez de la Audiencia Nacional Juan del Olmo ordenó ayer el ingreso en prisión incondicional de Andoni Murga, de 30 años, fue detenido por la Ertzaintza el pasado sábado tras el descubrimiento de un zulo (escondite) que en un principio se relacionó con el disuelto grupo Iraultza, vinculado a la extrema izquierda vasca. El juez acusa a Murga de pertenencia a banda armada y terrorismo. Le responsabiliza del envío de varios paquetes bomba elaborados muy rudimentariamente a empresas, bancos y a políticos. Entre ellos figura el libro explosivo remitido al domicilio de la dirigente socialista Rosa Díez en noviembre de 1997, cuando ésta era consejera de Turismo del Gobierno vasco, y que no causó daños cuando lo abrió su marido.Murga ha reconocido ser el autor de estos envíos, pero la Ertzaintza considera que actuaba solo y que no militaba en ningún grupo, aunque trataba de emular a los grupos terroristas. Fuentes de la policía vasca atribuyen a algún tipo de desequilibrio o de fijación el que Murga reivindicara sus actuaciones en nombre de Iraultza, que se desactivó en 1996.

Él mismo preparaba la sustancia explosiva, confeccionaba los artefactos de una manera muy elemental, los remitía a sus destinatarios y reivindicaba la acción. Además de paquetes explosivos, Murga también ha enviado cartas con amenazas o con la exigencia del pago de dinero. Rubricaba las misivas con el anagrama de Iraultza, aunque según la policía vasca se trataba de una imitación con varios fallos.

Además del libro explosivo remitido a Díez, la Ertzaintza atribuye a Murga los envíos de dos paquetes bomba a una oficina de Correos en marzo de 1998, desactivados por artificieros, y al concejal del PP de una localidad cercana a Llodio, Felipe Aguirre, en septiembre de ese año. La Ertzaintza cree que también ha colocado diversos artefactos explosivos simulados en dependencias de Correos, en comercios, bancos, empresas y en un repetidor de televisión.

La localización el día 12 del zulo en Zuaza, posibilitada por una llamada que, al parecer, realizó él mismo, facilitó su identificación. Las sustancias explosivas halladas en el escondite eran similares a las encontradas hace varios años en los artefactos simulados colocados por Murga y que entonces se atribuyeron por error a Iraultza. La Ertzaintza se puso tras la pista del detenido y su arresto se precipitó el pasado sábado cuando un vecino de Llodio denunció la presencia de una persona que se había guardado una pistola bajo la ropa en las proximidades de un local nocturno. Una patrulla de seguridad ciudadana le detuvo y en el posterior interrogatorio salió a relucir todo su historial delictivo.

Por otra parte, el batzoki (sede so social) del PNV en Las Arenas (municipio de Getxo) fue atacado la pasada madrugada con el lanzamiento de varios artefactos incendiarios, aunque ninguno de ellos llegó a estallar. Esta acción, acompañada de pintadas, se relaciona con el malestar provocado en el entorno radical por la decisión del alcalde peneuvista de Bilbao, Iñaki Azkuna, de izar hoy la bandera española en el día grande de sus fiestas.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_