Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un gran terremoto causa más de 2.000 muertos y 11.000 heridos en Turquía

Turquía sufrió ayer una de las peores catástrofes naturales de su historia. Anoche se habían contado ya más de 2.000 muertos y la cifra de heridos superaba los 11.000 tras un gran terremoto que hizo temblar la tierra durante 45 segundos. Todo el mundo dormía cuando centenares de edificios del oeste del país se vinieron abajo. El seísmo tuvo su epicentro en la zona costera de Izmit, a 90 kilómetros de Estambul. "No hay tumbas para todos los muertos y no paran de traerlos", decía un responsable del cementerio de la ciudad.

"Espero que Alá ayude a nuestro Estado y a nuestro pueblo", llegó a decir el primer ministro turco, Bulent Ecevit, quien, junto con el presidente, recibió inmediatas ofertas de ayuda y muestras de pesar desde todo el mundo. Las cifras de víctimas no dejaron de crecer a lo largo del día, y fuentes médicas de Izmit, un importante centro industrial con fuerte presencia de multinacionales, avanzaban durante la jornada que sólo en esa región podría haber al menos 1.500 muertos. Los extenuantes esfuerzos de los equipos de rescate dieron en ocasiones feliz resultado y en otras sólo confirmaron los temores de los supervivientes. "¡Dígame que mis hijos no están muertos!", clamaba un hombre que asistía al rescate de los cuerpos inertes de su familia entre los escombros de lo que había sido su hogar. En medios diplomáticos se aseguró que entre las víctimas no había ningún español.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 18 de agosto de 1999

Más información

  • En Izmit, epicentro del temblor, no hay tumbas para todas las víctimas