Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CRISIS POLÍTICA EN CEUTA Y MELILLA

El PSOE insta a la Fiscalía Anticorrupción a investigar si en Ceuta ha habido sobornos

Los socialistas abandonan ya la esperanza de que la tránsfuga Susana Bermúdez contacte con ellos, y se retracte de su intención de votar el día 23 la moción de censura del GIL contra el Gobierno de Ceuta (PP, PSOE y PDS), al considerar que se asiste a un asunto de corrupción política. Por ello, la dirección federal del PSOE instó ayer a la Fiscalía Anticorrupción a que investigue si algún partido interesado en esta sorprendente moción de censura ha incurrido en delito de coacción y soborno. El PP ha emplazado a Joaquín Almunia a que suspenda sus vacaciones y tome "las riendas del partido socialista".

El PP dejó ayer claro que no puede solidarizarse con el PSOE en la crisis política de Ceuta al considerar que el problema lo han provocado los socialistas, al ser una persona de esta fuerza política, la tránsfuga Susana Bermúdez, la que va a permitir que el día 23 el GIL se haga con las riendas del poder y desbanque de la presidencia de la comunidad a Jesús Fortes, del PP. "Lo que ocurre en Ceuta y Melilla es un escándalo nacional que debería llevar al secretario general del PSOE, Joaquín Almunia, a abandonar por unos días sus vacaciones, desplazarse a Ceuta y Melilla y demostrar que dirige su organización", dijo Mercedes de la Merced, portavoz en funciones del PP.De la Merced, al igual que el día anterior el ministro para las Administraciones Públicas, Ángel Acebes, sacó a colación unas apreciaciones del ex presidente del Gobierno Felipe González y su esposa, la diputada Carmen Romero, respecto a que al GIl había que vencerlo en las urnas y no con pactos universales como el que ha dado la presidencia de Ceuta al PP. "Las palabras de Felipe González parece que tienen incidencia en la voluntad de sus militantes", dijo ayer De la Merced. Con ello, de manera implícita, relacionaba las apreciaciones de González con los dos casos de transfuguismo que se han dado en Ceuta y Melilla en las filas del PSOE, ambos favorables a los intereses de partido que lidera Jesús Gil.

Lo cierto es que desde el lunes el PP estaba pidiendo al PSOE que "haga algo". Y ayer los socialistas instaban a la Fiscalía Especial Anticorrupción a que investigue. Los datos que van acumulando les hacen pensar que se está ante un caso de "corrupción política". Así lo manifestó el responsable de Política Autonómica del PSOE, Ramón Jáuregui, tanto verbalmente como en un comunicado oficial de su secretaría.

"A partir de las informaciones que se están produciendo en torno a la presentación de una moción de censura en Ceuta, de las que se desprende la posibilidad de que se hayan producido presiones u ofertas con la intención de condicionar la voluntad de una diputada socialista, el PSOE entiende que puede tratarse de un caso de corrupción política que debe ser investigado por la Fiscalía Especial Anticorrupción". El comunicado continúa: "Por ello el PSOE ha decidido instar formalmente a dicha fiscalía para que abra una investigación que permita esclarecer si algún grupo politico interesado en esta moción, o personas interpuestas en su representación, hayan podido incurrir en delito de coacciones, soborno u otros".

El paradero de Bermúdez

El PSOE seguía ayer sin poder contactar con Susana Bermúdez, en paradero desconocido desde que la noche del lunes decidió pasarse al Grupo Mixto para apoyar la moción de censura del GIL. Todos los datos, según los socialistas, parecen confirmar que estaría en alguna residencia de Marbella junto a sus dos hijas. Todas las informaciones que se tienen de ella provienen de su padre, Ángel Bermúdez, que ha confirmado la oferta que el GIL ha hecho a la diputada tránsfuga: una consejería en el nuevo Gobierno.Numerosos testigos vieron ayer a Ángel Bermúdez, a su esposa y a una hija pequeña desembarcando a primera hora de la tarde en Algeciras del ferry que enlaza Ceuta con Algeciras. Llevaba una maleta de grandes dimensiones. La casualidad quiso que la familia Bermúdez se encontrara de frente con Carmen Cerdeira, miembro de la ejecutiva federal del PSOE, y su esposo, Francisco Bernal, que hacían el viaje inverso. Los Bermúdez llegaban a Andalucía y Cerdeira tomaba el mismo barco pero rumbo a Ceuta,donde iba a reunirse a media tarde con la gestora socialista ceutí. El esposo de Cerdeira saludó a sus vecinos y obtuvo la respuesta de la madre de Susana Bermúdez. "Buenas tardes, Paco", escucharon quienes vieron la escena. A última hora de la tarde Cerdeira se reunía también con el presidente de Ceuta, Jesús Fortes. Las gestiones de Cerdeira, tanto con sus compañeros como con el presidente de la ciudad autonóma, no las efectúa en tanto que militante de Ceuta ni ex delegada del Gobierno en esa ciudad, ni como eurodiputada que es, sino como miembro de la ejecutiva federal del PSOE, responsable de Movimientos Sociales, por encargo de Joaquín Almunia.

Esta dirigente quería escuchar tanto de sus compañeros como del presidente de la ciudad qué información tienen de todo este embrollo. Cerdeira conoce la existencia de conversaciones entre el presidente Jesús Fortes y el padre de Susana Bermúdez. Entre las versiones del primer mandatario ceutí y la dirección nacional del PP hay algunos matices respecto hasta dónde y en qué condiciones podría haber llegado la oferta de los populares a la diputada tránsfuga para que el día 23 no dé su voto al GIL. En todo caso, la dirigente del PP, Mercedes de la Merced, aseguró que su partido no aceptaría el apoyo de Bermúdez desde el Grupo Mixto porque eso sería "favorecer el transfuguismo". Ahora bien, sí podría darse el caso de que esta diputada acabara por votar en contra o abstenerse en la moción del GIL. Esta hipótesis, sin embargo, parece bastante improbable hoy por hoy.

Pero antes de ese esperado pleno en Ceuta, PSOE y PP tienen que hacer frente hoy en Melilla a una conflictiva sesión. El presidente Mustafa Aberchan, para evitar la presentación de una moción de censura, sólo permitirá al PSOE que tome posesión de su escaño Javier de Pro, al entender que el otro escaño ganado por los socialistas el 13-J corresponde, por mucho que haya dicho la Junta Electoral Central, a la tránsfuga Malika Mohamed.

La Junta Electoral sostiene que Mohamed ya no es diputada, porque en su día renunció al acta, y que ésta le corresponde a Rafael Hernández, quien acudirá hoy al pleno acompañado de Ramón Jáuregui. El problema estará en que Malika Mohamed va a sentarse en eses mismo escaño que reclama Hernández. "Yo también iré y me sentaré en mi escaño a ver que pasa", dijo desafiante Mohamed a la Cadena SER.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 13 de agosto de 1999

Más información

  • El PP emplaza a Almunia a suspender las vacaciones y a que demuestre que dirige su partido