Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Junta Electoral Central decide hoy de quién es el escaño de Melilla

El embrollo formado en torno al escaño de Malika Mohamed, clave para abrir la vía de la moción de censura en Melilla, se resolverá hoy con la decisión de la Junta Electoral Central. Esta institución tendrá que decidir si el escaño pertenece a Mohamed, como ésta reclama, o si la renuncia que ella misma presentó ante la Mesa de la Asamblea de Melilla es definitiva, tal y como ha fallado la Junta Electoral de Zona.

En principio, esta decisión debería resolver definitivamente el embrollo legal y político formado en torno al escaño de la exmilitante socialista. Sin embargo, uno de los recursos contra la decisión de la Junta Electoral de Zona lo ha presentado el presidente de Melilla, Mustafa Aberchan, argumentando que es la Asamblea melillense la que debe decidir a quién pertenece ese escaño, y no la Junta. El líder de Coalición por Melilla se basa en que la ciudad autónoma debe ser considerada como un ayuntamiento, por lo que cualquier decisión debe ser tomada en el Pleno y no en la Mesa, a lo que la oposición responde que el presidente está "rebajando" a Melilla sólo por su interés. Es previsible que Aberchan no acepte, si es contraria a sus intereses, la decisión de hoy. Y es probable que utilice la única vía que le quedaría, la del contencioso administrativo.La Junta decidió la semana pasada conceder los dos escaños que correspondían al PSOE en Melilla a los números tres y cuatro de la lista: Javier de Pro y Rafael Hernández. Ambos sustituirían a Malika Mohamed y a Román Dobaños, que presentaron sus renuncias después de haber reconocido que fue un error apoyar, junto al GIL, la investidura de Aberchan, en contra de lo que habían pactado con los otros partidos representados en la Asamblea de Melilla.

Sin embargo, el mismo día en que debía darse a conocer esa renuncia en el Pleno, Mohamed presentó una escrito en el que anunciaba que retiraba esa renuncia. Aberchan aceptó ese escrito, algo que la oposición criticó duramente por entender que, una vez que la Mesa había aceptado la renuncia, ya no cabía marcha atrás. Esto es exactamente lo que ha dictaminado la Junta Electoral de Zona, tras una extraña reunión extraordinaria de madrugada.

La decisión de la Junta Electoral Central -formada por ocho magistrados del Tribunal Supremo designados por sorteo y cinco catedráticos propuestos por los partidos- será clave para abrir el camino a una posible moción de censura contra el Gobierno de coalición de Aberchan con el GIL.

Ambos grupos suman 12 diputados, y todos los demás, 13. Si Mohamed conserva su escaño y se pasa al Grupo Mixto, como pretende, la moción sería inviable. Si la Junta falla que el escaño no pertenece a Mohamed, todos los partidos parecen dispuestos a apoyar la moción de censura, aunque aún no se ha concretado quién sería el nuevo presidente.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 10 de agosto de 1999

Más información

  • Aberchan no parece dispuesto a aceptar un fallo contrario