Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La izquierda planea batallar contra el Gobierno desde los ayuntamientos

El PSOE y el PP están batallando por la presidencia de la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP). El PP cree que la izquierda quiere convertir ese órgano en un contrapoder al Gobierno, por lo que se resiste a aceptar el criterio de los socialistas de que los comicios municipales les dan la mayoría. El PP se basa en los datos generales, que le son favorables, y no en los votos de los ayuntamientos inscritos en la FEMP. Este órgano ha recibido un requerimiento notarial para que haga públicos los datos.

El PSOE va a contar con el apoyo de Izquierda Unida en el intento de conseguir la presidencia de la FEMP y para hacer de este órgano una plataforma desde la que demandar al Gobierno más recursos económicos y más competencias para los ayuntamientos, según reconoce el responsable de Política Municipal de IU, Francisco Herrera."Es momento de que la FEMP emprenda la batalla contra la derecha, ya que se abre una segunda oportunidad para los ayuntamientos [la primera fue en 1979] de crear una plataforma reivindicativa", afirma Herrera.

El primer paso es hacerse con la presidencia que ahora ocupa la alcaldesa de Valencia, Rita Barberá, del PP, que en los últimos días ha sido repetidamente requerida por dirigentes del PSOE para que convoque "inmediatamente" una asamblea general. Las prisas de los socialistas tienen que ver con su objetivo de que la FEMP haga públicos los datos que les permitan proclamar que tienen la mayoría en ese órgano y que, por tanto, les corresponde la presidencia. El PP, a través de la responsable municipal, Mercedes Fernández, rechaza las cuentas de los socialistas y reivindica su victoria en las elecciones municipales del 13 de junio. En efecto, el PP se alzó con el triunfo por 40.000 votos más que el PSOE. Pero este último partido señala que la presidencia es suya, porque con los actuales resultados tiene más votos en la FEMP que el PP; en torno a 900.000.

La discrepancia proviene del hecho de que no todos los municipios están afiliados a la federación, sino que la pertenencia es voluntaria. De los más de 8.000 municipios sólo 5.400 están afiliados. Entre los incluidos, el PSOE sería mayoritario después de las elecciones del 13 de junio. El responsable de Política Municipal del PSOE, Alfonso Perales, denuncia que en los últimos días se está registrando "una leva forzosa de afiliaciones de ayuntamientos gobernados por el PP". La dirección nacional, según Perales, ha dado la instrucción de que los ayuntamientos que no están inscritos en la FEMP y que estén gobernados por el PP, lo hagan de inmediato. "Es legítimo que ahora se produzcan afiliaciones", replica la dirigente del PP Mercedes Fernández.

El PSOE se queja de que aún no tiene oficialmente los datos que resultan de los últimos comicios municipales. Por eso, ha enviado un requerimiento notarial a la secretaría general de la FEMP para que haga público el número de votos con que cuenta cada partido a fecha 23 de julio pasado, es decir, tras constituirse los ayuntamientos. Los socialistas quieren saber también el censo de corporaciones locales que estaban asociadas a la Federación el 20 de abril de 1999, es decir, en la fecha en que fueron convocadas los elecciones. Y el mismo dato, pero hasta la jornada del 13-J.

"Necesidad"

Los socialistas defienden que el censo de ayuntamientos debe ser el que había cuando se produjeron las elecciones. Alfonso Perales se pregunta por qué ayuntamientos del PP sienten en los últimos días "la necesidad de afiliarse a la FEMP que no han sentido durante 19 años".El PP tiene razón al pensar que el PSOE, con la ayuda de IU, y previsiblemente con la de algunos de los nuevos socios que ha establecido tras estas elecciones -como el Partido Andalucista y el Partido Aragones (Par)- va a utilizar al máximo las posibilidades de la FEMP.

El dirigente de IU Francisco Herrera recuerda lo que ocurrió en 1979 cuando el PSOE y entonces el PCE se hicieron con un extenso poder municipal que utilizaron contra el Gobierno centrista de Adolfo Suárez. "Entonces conseguirmos crear ayuntamientos de verdad partiendo de cortijos franquistas; ahora se trata de un salto en la autonomía y en las capacidades financieras de los municipios", declara Herrera. Menos beligerante se muestra Perales, aunque su determinación en reivindicar para su partido la presidencia asegura que es irreversible. "El PP con su actitud", advierte, "está rompiendo el consenso con el que siempre ha actuado la FEMP. Si no nos dan la presidencia, iremos a votaciones enfrentadas y veremos quién gana".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 9 de agosto de 1999

Más información

  • El PSOE requiere notarialmente a la Federación de Municipios