EL "CASO PINOCHET"

Garzón acusa al fiscal de "entorpecer" el "caso Pinochet" y evitar que Matutes dé explicaciones

El juez Baltasar Garzón ha acusado a la Fiscalía de la Audiencia Nacional de "entorpecer" la instrucción del caso Pinochet y de mantener posiciones "desmesuradas" en el recurso contra su requerimiento de información al ministro de Asuntos Exteriores, Abel Matutes. El magistrado rechaza esta apelación, niega haber "conminado" a Matutes a que conteste y apunta que lo que pretende el ministerio fiscal es precisamente evitar que el ministro aclare "una serie de cuestiones". Previsiblemente, la fiscalía recurrirá en queja esta nueva resolución de Garzón ante un tribunal de la Audiencia.

Más información

Las asociaciones de jueces y fiscales criticaron durísimamente ayer los argumentos de la Fiscalía de la Audiencia Nacional para pedir la libertad de Augusto Pinochet y singularmente la comparación del ex dictador con la figura del Rey de España esgrimida por el fiscal Pedro Rubira.La Unión Progresista de Fiscales la calificó de "un disparate y un auténtico bochorno". La conservadora Asociación de Fiscales, de "desafortunada". Jueces para la Democracia, de "insulto a la inteligencia". Tan sólo la también conservadora y mayoritaria Asociación Profesional de la Magistratura afirmó que dicha comparación ya se hizo en su día por la Sala Penal de la Audiencia Nacional en el caso de Fidel Castro.

Por su parte, el juez Baltasar Garzón rechazó ayer, sin más dilaciones, el recurso del fiscal contra su requerimiento al ministro Abel Matutes en una resolución en la que acusó a la fiscalía de "entorpecer" la instrucción del sumario.

Frente al recurso de Rubira, que sostuvo que las diligencias de Garzón pidiendo a Matutes información sobre los documentos entregados a Chile y sobre el arbitraje amistoso son "inútiles e innecesarias", el magistrado afirma que la información recabada del ministro "afecta al procedimiento" de extradición de Pinochet.

Herir a las víctimas

Para el juez de la Audiencia Nacional, "decir, como hace el fiscal, que, de llevarse a cabo, el arbitraje "en nada afecta al procedimiento" es cuando menos una afirmación gratuita y que hiere la más elemental sensibilidad de las partes en el proceso, de las víctimas personadas y del propio órgano jurisdiccional"."Evitar la continuación del proceso de extradición ya iniciado y el eventual traslado a España para ser juzgado de aquél que aparece presuntamente como el primer y más importante de los posibles responsables supondría necesariamente el sobreseimiento real de la causa para el mismo", agrega.

Respecto a la remesa de documentos entregados a Chile, Garzón alega que quiere saber si entre ellos hay "actuaciones sumariales" y que, en tal caso, "aspira a conocer" cómo han llegado a Exteriores. Al juez le sorprende que al fiscal no le interese conocer "cómo ha salido una determinada actuación del sumario" y se pregunta de dónde extrae que se puede imputar una revelación de secretos a Matutes, quien no puede cometer dicho delito por no ser parte en el proceso.

Garzón concluye que su solicitud de información a Matutes "fue respetuosa, cumple los requisitos formales, no dirige imputación alguna y ni siquiera pide que sea exclusivamente el señor ministro el que conteste al oficio".

Para el magistrado, más bien parece que el fiscal "quiere evitar una respuesta a una serie de cuestiones" respecto de las cuales entiende el intructor que "no debe existir dificultad alguna en proporcionarla".

Antes de rechazar el recurso de Rubira, Garzón indica que "no es de recibo" la "imputación" de la fiscalía contra las autoridades judiciales del Reino Unido sobre la supuesta publicidad dada a la demanda de extradición. "Antes al contrario", subraya, "la discreción, profesionalidad y reserva del Crown Prosecution Service ha sido exquisita y sujeta a la más estricta legalidad".

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0006, 06 de agosto de 1999.

Lo más visto en...

Top 50