Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PP ve "el final de esta novela"; el PSOE, la moción de censura

La decisión de la Junta Electoral permite a los partidos de la oposición recuperar la mayoría en la Asamblea de Melilla (13 escaños de 25), aunque la toma de posesión de los dos nuevos diputados socialistas depende de que el alcalde-presidente, Mustafa Aberchan, que gobierna en coalición con el Grupo Independiente Liberal (GIL), convoque un pleno para que tomen posesión. "Por fin se ve el final de esta novela", aseguró en un comunicado el coordinador de Organización del PP, Pío García Escudero, quien se felicitó por que haya acabado "la cadena de despropósitos del PSOE". El PP ya tiene acordado con el Partido Independiente de Melilla (PIM) y la Unión del Pueblo Melillense (UPM) una moción de censura que, para prosperar, necesita la adhesión de los dos concejales del PSOE. A su vez, el secretario socialista de Política Autonómica, Ramón Jáuregui, dejó claro en la cadena SER que la intención de su formación tiene el "própósito de que el GIL no gobierne en Melilla". Sin embargo, sus compañeros melillenses son menos tajantes. El sustito de Malika Mohamed, Rafael Hernández, que ha denunciado un intento de soborno con 20 millones para renunciar a su acta, advirtió: "Antes de la moción tenemos que plantearnos muchísimas cosas". La prioridad, dijo, es "la regeneración de la vida política en Melilla". [Jesús Gil, líder del Grupo Independiente Liberal, que ayer estuvo en Ceuta, negó tajantemente que su grupo haya intentado presionar a Malika Mohamed para que retirara su renuncia, como habían insinuado algunos socialistas. Gil aseguró que Mohamed ha tomado esa decisión sólo por su condición de musulmana, informa Rocío Abad].

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 5 de agosto de 1999