Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Reino Unido admite militares transexuales en puestos de oficina

Cambiar de sexo mientras se sirve en el Ejército ya no será motivo de expulsión en el Reino Unido, según la nueva normativa preparada por el Ministerio de Defensa. Una vez operados, eso sí, a los transexuales les estará prohibido acudir al frente, lo mismo que al resto de las mujeres soldado. La decisión ha reavivado el debate acerca de la presencia de homosexuales en las Fuerzas Armadas británicas, actualmente prohibida, y coincide con el caso del sargento mayor Joe Rushton, cuatro veces casado, con un hijo, y a punto de ponerse en manos de los cirujanos. Según el rotativo The Daily Telegraph, Rushton se alistó a los 19 años y fue boxeador antes de servir como mecánico en Bosnia y el Ulster. Mientras aguarda la operación prefiere que le llamen Joanne, y una vez dado de alta desea permanecer en el Ejército. Mientras completa su transformación física, sus superiores, que hace un año escaso le habrían expulsado, le han dado una tarea administrativa. El cambio ha sido posible al tipificar el Ejército la transexualidad como un "asunto médico". Los soldados homosexuales minarían, por el contrario, la disciplina y la moral de las Fuerzas Armadas en su conjunto, en opinión de sus oficiales de mayor rango. Pero su negativa a aceptarlos podría verse también comprometida si el Reino Unido es obligado a modificar sus leyes en materia de discriminación sexual por el Tribunal Europeo de Justicia.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 3 de agosto de 1999