Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

17 encapuchados atacan con "cócteles mólotov" y piedras a una patrulla de la Guardia Civil en Navarra

La violencia callejera ha vuelto al valle navarro de Sakana, la zona en que EH posee un mayor poder municipal de toda la comunidad foral. En la medianoche de ayer un grupo de 17 personas, todas ellas encapuchadas, atacaron con piedras, adoquines y siete cócteles mólotov a una patrulla de la Guardia Civil que prestaba servicio de vigilancia en el apeadero de la estación de Renfe en la localidad navarra de Alsasua, donde gobierna la marca electoral de Herri Batasuna. Los jóvenes realizaron el ataque parapetados en dos contenedores de basura, pero la reacción de los miembros de la Guardia Civil evitó que se produjeran daños personales o materiales de consideración. Los agentes que ocupaban el vehículo todoterreno atacado repelieron la agresión con sus propios medios antidisturbios, según señaló la Delegación del Gobierno. Los atacantes huyeron por el casco antiguo de la localidad, sin que se produjeran detenciones.También se han registrado momentos de tensión política en esa zona de Navarra entre EH y los nacionalistas moderados. La decisión del alcalde de Etxarri-Aranatz, Fernando Flores (EH), de delegar el lanzamiento del chupinazo festivo en Jesús Mari Repáraz y Juan Nazabal, dos ex presos de ETA, vecinos del pueblo, excarcelados en el último año, motivó que los ediles de EA-PNV, en la oposición, no asistieran en señal de protesta. Repáraz se dirigió a los concentrados para decir: "Recordad que muchos están peor que nosotros. Fiestas sí, pero lucha también". Por otro lado, la junta de portavoces del Ayuntamiento de Getxo (Vizcaya) condenó ayer, con la ausencia de EH, el ataque cometido en la madrugada del pasado domingo contra el cuartel de la Guardia Civil de Algorta. El comunicado, firmado por PNV, EA, PP y PSE, reclama "el cese de todas las acciones violentas que entorpecen el camino de la paz".

En Bilbao, su junta de portavoces municipal aprobó, igualmente con la ausencia de EH, una declaración de condena del atentado frustrado del pasado jueves contra un jubilado candidato del PP en las últimas municipales.

En el País Vasco y Navarra se han registrado 20 actos de violencia callejera desde las elecciones del 13-J, dos menos que los cometidos durante la campaña electoral, si bien éstos fueron de menor importancia. Desde los comicios se han registrado 13 actos violentos en Vizcaya, cuatro en Álava, uno en Guipúzcoa y dos en Navarra, según Europa Press, que cita fuentes de las fuerzas de seguridad.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 3 de agosto de 1999