Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La socialista Mohamed frena la moción de censura en Melilla al retirar su dimisión

La incertidumbre sigue instalada en la Asamblea de Melilla un mes después de la investidura de Mustafa Aberchan, que gobierna en alianza con el GIL. El presidente logró ayer retrasar la moción de censura al retirar del orden del día del pleno la renuncia de la diputada socialista Malika Mohamed, que presentó un escrito para retractarse de la dimisión que presentó el 29 de julio. El líder del PSOE, Joaquín Almunia, anunció la expulsión inmediata de Mohamed. De momento sigue siendo diputada, mientras se determina si puede retractarse de una decisión que la Mesa de la Asamblea aceptó hace cuatro días. La oposición cree que no puede hacerlo. Si lo lograra, se pasaría al Grupo Mixto y haría inviable la moción.

La oposición se quedó ayer sin votos suficientes para hacer prosperar la moción de censura para derrocar al Gobierno de alianza entre Coalición por Melilla (CM) y el Grupo Independiente Liberal (GIL). La maniobra de última hora avalada por el presidente Mustafa Aberchan, líder de CM, será recurrida en los tribunales, ya que entiende que, según el reglamento de la Asamblea, no puede haber marcha atrás una vez que se ha presentado la dimisión. A la vista del sorprendente cambio de intenciones de la diputada socialista, Aberchan propuso "por prudencia y por rigor" retirar del orden del día la comunicación de la dimisión y encomendar al secretario general que en el plazo máximo de 10 días presente un dictamen sobre las posibilidades legales de que Mohamed mantenga su escaño. La pirueta política del presidente ocasionó airadas críticas de los tres partidos de la oposición -PP, Unión del Pueblo Melillense (UPM) y Partido Independiente de Melilla (PIM)-, que coincidieron en tacharla de "antidemocrática". Los tres se remitieron al artículo 18 del Reglamento Orgánico de la Asamblea, que establece que la baja de los diputados se producirá "por fallecimiento, por incapacidad o por renuncia, que se presentará ante la Mesa". El 29 de julio, la Mesa conoció la renuncia de los dos diputados socialistas, Román Dobaño y Malika Mohamed, por lo que, según la oposición, ya no cabe posibilidad de marcha atrás y la comunicación al Pleno es un "mero acto informativo para que se dé por enterada". "Pucherazo" También se quejó la oposición de que hasta el 2 de agosto no se hubiera convocado ningún pleno, cuando los dos diputados socialistas presentaron su dimisión en el registro el 9 de julio y cuando la secretaría ha tenido las actas de los dos sustitutos que "hizo devolver" a la junta electoral. El portavoz de UPM, Juan José Imbroda, aseguró que el Pleno se ha convocado cuando Aberchan ya sabía que Mohamed se iba a retractar de su dimisión. Sus conclusiones fueron contundentes: "Esto no tiene nombre, es un pucherazo en toda regla, es una patada a la democracia, a la justicia y al derecho. Esto es un desastre". El portavoz del PP, Ignacio Velázquez, está convencido de que lo que pretenden Aberchan y sus socios del GIL es "dilatar ocho o 10 meses" la expulsión de Mohamed. Velázquez lamentó la situación política de Melilla, que se llena "aún más de dudas e incertidumbres" tras el pleno de ayer. El secretario de Política Autonómica del PSOE, Ramón Jáuregui, responsabilizó al PP de la confusa situación creada en Melilla por una "jugarreta estúpida". Jáuregui explicó que cuando los populares anunciaron "a bombo y platillo" que iban a presentar una moción de censura contra Aberchan, "no hicieron más que ponerlo en guardia para que hiciera una maniobra, e intentar convencer o comprar a esta diputada". Jáuregui también anunció que su partido ya ha presentado un escrito ante la Junta Electoral de zona para que la marcha atrás de Mohamed no tenga validez. Lo mismo ha hecho el PP. Mohamed, que no acudió al Pleno, asegura que se ha retractado de su dimisión "por coherencia" y considera que Aberchan "es el mejor presidente posible para Melilla". La diputada será expulsada de inmediato del PSOE, según anunció ayer en Zaragoza el secretario general de este partido, Joaquín Almunia.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 3 de agosto de 1999

Más información

  • La oposición ve ilegal la marcha atrás y Almunia anuncia la expulsión inmediata de la diputada