_
_
_
_

Nacionalistas y PP claudican ante Odón Elorza y renuncian a subirse el sueldo hasta un 115%

Mikel Ormazabal

Odón Elorza salió ayer indemne de la embestida que le amagaron los partidos de la oposición PNV-EA y PP en el Ayuntamiento de San Sebastián. El primer pleno de la legislatura aprobó un aumento del 30% en los salarios de los concejales de la oposición, como propuso el grupo socialista, y dejó pendiente el reparto de la representación en los organismos municipales. Nacionalistas y populares retiraron a última hora su enmienda, que proponía subir un 115% el sueldo a los portavoces de la oposición. El alcalde acusó a PNV-EA de tramar furtivamente la votación del pleno.

La coalición PNV-EA y el PP han querido poner a prueba la precaria mayoría con que gobierna el socialista Odón Elorza en el Ayuntamiento de San Sebastián. Lo consiguieron el martes pasado con el aplazamiento del primer pleno de esta legislatura, pero fracasaron ayer cuando intentaron aplicar una subida del 115% en las retribuciones de los portavoces de los grupos de la oposición. Los dos grupos municipales que suscribieron esta enmienda optaron por retirarla a última hora a la vista de que "no podía prosperar", con lo que su deseo de escenificar la primera derrota política de Elorza esta legislatuar quedó en un intento frustrado. El alcalde averiguó después del pleno que "una representante de la coalición PNV-EA intentó durante la víspera convencer a EH [que se oponía a la subida de sueldos] de que se ausentara en el pleno para ganar la votación". Al conocer esta maniobra, Elorza hizo pública su protesta y afirmó que a la oposición "le ha salido fatal y tienen motivos para estar molestos quienes pensaban vivir de la sopa boba estos cuatro años". La propuesta que presentaron conjuntamente la coalición PNV-EA y el PP se fraguó precipitadamente y tenía un claro trasfondo político, pues la edil nacionalista Koro Garmendia confesó: "La única intención de nuestra enmienda era lanzar un debate sobre los salarios de los concejales de la oposición, y lo hemos conseguido". María San Gil, portavoz del PP, señaló que no defendieron la subida de los sueldos porque "no ha existido un debate en profundidad sobre este tema y previo a su discusión en el pleno". El principal propósito de nacionalistas y populares era poner en evidencia la situación de debilidad en que se halla el equipo de gobierno presidido en minoría por Elorza. Pero PNV-EA y PP echaron marcha atrás al comprobar que la presencia de Euskal Herritarrok en el pleno anulaba cualquier posibilidad de que su proposición se aprobara ayer. Aunque esta vez han coincidido, la intencionalidad política de ambos grupos es diferente. La coalición nacionalista pretende hacer una oposición demoledora contra Elorza, su antiguo socio, mientras que el PP, en cambio, ambiciona entrar en el equipo de gobierno a costa de poner en aprietos el mandato socialista. En el debate sobre las retribuciones de los ediles de la oposición, finalmente fue aprobada la propuesta del PSE-EE, que supone un incremento del 30% de los sueldos, que pasarán de 3.300.000 pesetas brutas anuales a 4.228.000 pesetas, mientras que la oposición pedía fijar el sueldo en 5.110.000 pesetas. También proponían que los portavoces de la oposición cobraran 7.321.300 pesetas, equiparandose su salario al del teniente de alcalde. Cuotas de poder En el último punto del orden del día, referente a la asignación de las cuotas de poder en los patronatos, sociedades y organismos municipales, Elorza utilizó las mismas armas que la oposición para neutralizar a sus adversarios políticos. Haciendo uso del reglamento municipal, el mismo que empleó la oposición para aplazar el pleno, el primer edil aplazó la discusión y la votación de las listas presentadas por los cuatro grupos municipales. El regidor donostiarra les pagó con la misma moneda y adujo errores de procedimiento en la presentación de todas las listas y correcciones en las mismas fuera de plazo para dejar esta cuestión sobre la mesa y tratarla en el próximo pleno. Esta decisión molestó sobremanera a la coalición PNV-EA, que la calificó como una "alcaldada" y un "abuso de poder". La peneuvista Koro Garmendia se cuestionó si "son éstas las nuevas propuestas participativas y las sempiternas menciones a la tolerancia de las que intenta hacer gala Elorza". María San Gil, portavoz del PP, sólo manifestó al respecto que el alcalde "ha demostrado que su gobierno es minoritario", por lo que reivindicó la "entrada del PP en el mismo para dotar de estabilidad a la gobernabilidad del consistorio donostiarra".

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Sobre la firma

Mikel Ormazabal
Corresponsal de EL PAÍS en el País Vasco, tarea que viene desempeñando durante los últimos 25 años. Se ocupa de la información sobre la actualidad política, económica y cultural vasca. Se licenció en Periodismo por la Universidad de Navarra en 1988. Comenzó su carrera profesional en Radiocadena Española y el diario Deia. Vive en San Sebastián.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_