16 municipios, vecinos, ecologistas, IU y PSOE alegan contra el 'Gran Barajas'

El presidente regional presume de que la opción de Campo Real se ha impuesto a la de Ocaña

El Gran Barajas despega con todo el pasaje del PP a bordo. Prietas ya las filas, una vez que Ruiz-Gallardón se desdijera de su rechazo al crecimiento del aeropuerto, la Comunidad de Madrid y el Ministerio de Fomento firmaron ayer el protocolo que oficializa la construcción de dos nuevas pistas y la futura creación, "antes del año 2019", de un gran aeropuerto en el término municipal de Campo Real. Una hora antes de la firma, los alcaldes y concejales de 16 de los 22 municipios afectados inundaban de alegaciones el registro de Fomento. El PP y Ruiz-Gallardón, según denunciaron, condenan al ruido a 500.000 vecinos, una opinión a la que se adhirieron los grupos del PSOE e IU en la Comunidad de Madrid y las asociaciones ecologistas y vecinales.El ministro de Fomento, Rafael Arias-Salgado, y el presidente madrileño, Alberto Ruiz-Gallardón, despacharon el protocolo con un tibio apretón de manos y sendos discursos protocolarios. En total, poco más de diez minutos para el acuerdo por el que el Gobierno regional asume la doctrina aeroportuaria que siempre ha emanado de los técnicos de Fomento: Barajas debe crecer con dos nuevas pistas porque aún le quedan unos 20 años de vida operativa y lo contrario supondría la pérdida de "miles de millones de pesetas y miles de puestos de trabajo", una expresión, por cierto, que ayer incluyó el propio Ruiz-Gallardón en su discurso.

Ruiz-Gallardón considera que alcanzó su objetivo

No hubo tiempo para preguntas, pero el presidente regional aprovechó su breve discurso protocolario para defender las bondades del acuerdo. "Hoy la Comunidad de Madrid ha alcanzado sus objetivos políticos: albergar en su territorio el que será el mayor aeropuerto del sur de Europa", proclamó con tono solemne.Olvidados ya sus pronunciamientos de la precampaña (cuando ampliar Barajas suponía "un grandísimo deterioro en la calidad de vida"), Ruiz-Gallardón vendió el protocolo de ayer como una doble victoria. Primero, porque en él se asume que Campo Real debe ser un único gran aeropuerto, y no el segundo aérodromo. El presidente aludió a que otras capitales han cometido un error al duplicar sus aeródromos. En realidad, las configuraciones de Barajas y Campo Real ya son, por definición, incompatibles.

En segundo lugar, Ruiz-Gallardón destacó que el aeropuerto estaría finalmente en suelo madrileño, y no en otras comunidades limítrofes, "una posibilidad que reflejaron los medios de comunicación". La única propuesta sólida fue la de Ocaña (Toledo), a 55 kilómetros, y ni las compañías aéreas ni los usuarios la contemplaron nunca como una alternativa factible.

Por su parte, Arias-Salgado presumió del acuerdo "prácticamente total" entre las dos administraciones. Para avalar su compromiso con Campo Real, apuntó que su departamento ya dispone de la estación de viento para los estudios técnicos.

"Hija del agobio"

Apenas una hora antes, alcaldes y concejales de los municipios del noreste habían dejado constancia escrita de su repulsa hacia las intenciones ministeriales. "El plan director se presentó con las corporaciones sin constituir", protestó el alcalde de Coslada, Juan Granados (PSOE). "Con su cambio de postura, el Gobierno regional no está defendiendo a medio millón de madrileños", terció su homóloga en San Fernando, Montserrat Muñoz (IU). "Esta ampliación es hija del agobio y la improvisación", remachó Ángel Requena, de San Sebastián. La portavoz de IU en el Ayuntamiento de Madrid, Inés Sabanés, agregó al argumento de contaminación acústica el de afección al medio ambiente -dada la abundancia de aves, anfibios, reptiles y mamíferos en la zona- y las agresiones contra el patrimonio cultural, porque existen yacimientos del paleolítico y las edades de bronce y hierro. El PSOE presentó una docena de alegaciones, como que el Plan Director no recoja la posibilidad del cierre nocturno o carezca de un plan de emergencias. Los Ayuntamientos que alegaron son los de Alcobendas, Algete, Arganda, Cobeña, Coslada, Fuente el Saz, Loeches, Mejorada del Campo, Paracuellos del Jarama, Belvis del Jarama (pedanía), San Fernando de Henares, San Sebastián de los Reyes, Torrejón de Ardoz, Tres Cantos, Valdetorres del Jarama y Velilla de San Antonio, junto a la Federación de Asociaciones de Vecinos y el colectivo ecologista Amigos de la Tierra.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS