_
_
_
_
_
CINEHOMENAJE A LA ACTRIZ ROSA MARÍA SARDÁ

Un corto sobre las miserias de la pareja gana el Festival de Elche

En un certamen copado por creaciones basadas en historias humanas, tenía que ser un filme centrado en las miserias de la pareja el que se alzara con el galardón. El 22º Festival Internacional de Cine Independiente de Elche concedió anoche su premio extraordinario a la cinta Los dardos del amor, dirigida por Álvaro Pastor y David Pareja. El corto Viaje a la luna, de Frederic Amat sobre guión de García Lorca, ganó el premio en 35 milímetros. El Festival homenajeó ayer a la actriz Rosa María Sardá.

El jurado del festival ha querido premiar este año a dos filmes absolutamente opuestos. Por un lado, la historia humana propuesta en el corto Los dardos del amor, en el que se mezclan infidelidades y miserias a las que el sexo femenino se enfrentaba en los años sesenta, y por otro Viaje a la Luna, un apocalíptico barrido por las metáforas de Lorca, tras su paso por Nueva York. Se trata de un texto que el poeta granadino regaló al cineasta mejicano Emilio Amero, que no llegó a culminar el rodaje. Viaje a la luna se considera una contestación a la propuesta vanguardista que plasmaron Buñuel y Dalí en Un perro andaluz, por la que Lorca se sintió ofendido. El homenaje a la actriz Rosa María Sardá sirvió ayer de preludio para la entrega de los 18 galardones que el Festival de Elche reparte entre diversas categorías. El galardón en 16 milímetros fue para la cinta dirigida por Jorge Torregrosa, SaloMé, PaMela, Me, sobre la vida de una actriz ciega en Nueva York. En vídeo, la reflexión poética sobre las relaciones personales titulada Esperant-te Sempre, de Iván Dominguez, fue la premiada, mientras el público se inclinó por Vamos a dejarlo, de las directoras Inés París y Daniela Fejerman. La mejor interpretación femenina fue para Susana Monje, por su papel en Los dardos del amor. El mejor actor fue el ilicitano Antonio González, por su papel en La última moda. La homenajeada, Rosa María Sardá, destacó el papel que realiza el certamen ilicitano. "Antes los cortometrajes acompañaban a los largos en las salas de proyección, pero ahora sólo este tipo de festivales hacen posible que los realizadores expliquen el tipo de cine que quieren hacer", señaló.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_