GENTE

HIJOS SALVADORES

El policía Marcelo Miranda consiguió que una joven no se suicidara esposándose a ella en lo alto de una torre y pidiéndole que no se lanzara al vacío para no dejar huérfanos a sus hijos. La mujer, de 18 años, cuyo nombre no se ha facilitado, subió a la torre en La Plata, al sur de Buenos Aires, se ató una cuerda alrededor del cuello y se preparó a saltar. Miranda la había seguido, y mientras hablaba con ella aprovechó un descuido para ponerle las esposas que les encadenaban juntos. A continuación empezó a hablarle de sus hijos, que se quedarían huérfanos si ella se lanzaba al vacío y le arrastraba en su caída. Al poco tiempo, la chica renunció al suicidio. "En situaciones extremas uno no piensa en los riesgos para salvar a una persona, pero yo pensaba en mi familia, en mis hijos", declaró Miranda.- ,

* Este artículo apareció en la edición impresa del domingo, 18 de julio de 1999.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50