Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Fallece un trabajador de una bodega de Sanlúcar tras inhalar gases tóxicos

Un trabajador de las bodegas Herederos de Argüeso, en Sanlúcar de Barrameda (Cádiz), falleció ayer tras inhalar los gases tóxicos que habían quedado concentrados en el interior de un depósito de vinos que se disponía a preparar y limpiar para la próxima campaña de la vendimia. Francisco García González, de 35 años, casado, se vio sorprendido por la emanación que desprenden estos gases provenientes de la fermentación de los mostos. Según todos los indicios, el trabajador ni siquiera tuvo tiempo de llegar pie hasta el fondo del depósito, de ocho metros de profundidad, sino que cayó desplomado desde la escalera al respirar los primeros gases. Otros dos empleados de la bodega, Ricardo Ibáñez y Antonio Niño, sufrieron también una fuerte intoxicación. Alertados por la tardanza de Francisco acudieron a buscarlo al deposito de vinos. Al ver que su compañero yacía en el fondo del deposito, bajaron en su ayuda siendo víctimas inmediatamente de la acción de los gases. Estos dos últimos trabajadores lograron, no obstante, salvar sus vidas gracias al rápido rescate efectuado por los bomberos de la localidad, aunque se encuentran hospitalizados en estado grave en centros sanitarios de Jerez y Cádiz. Los heridos precisan de ventilación asistido ante los importantes problemas respiratorios que les provocó la inhalación.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 16 de julio de 1999