Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Banco de Portugal también rechaza la alianza BSCH-Champalimaud

El Banco de Portugal envió ayer un comunicado al BSCH y al grupo Champalimaud en el que notifica su oposición a la alianza entre ambos. El banco central portugués, a solicitud del Gobierno de António Guterres, expresa así no sólo que se opone a la toma de una participación cualificada, superior al 10%, del BSCH en la aseguradora Mundial Confiança, sino también a su entrada en los cuatro bancos controlados por Champalimaud: Pinto Sotto Mayor, Totta & Azores, Credial Portugués y Chemical.

El Banco de Portugal considera que la decisión del Instituto de Seguros de Portugal (ISP) limitando los derechos de voto de ambos grupos al 10% en la aseguradora Mundial Confiança impide las condiciones esenciales de una supervisión "sana y prudente" no sólo en la aseguradora, sino también en los bancos controlados por el financiero portugués. La autoridad financiera considera que, dada la estructura del grupo Champalimaud, nadie sabe ahora quién ostenta verdaderamente el control de los bancos participados por el financiero luso aliado con el BSCH tras la limitación de votos ordenada por el Instituto de Seguros.

El banco central basa su decisión en el Régimen General de las Instituciones de Crédito y Financieras, que, supuestamente, permite al órgano regulador su oposición a una participación cualificada de acciones si la nueva estructura y características del grupo empresarial "no hacen posible una supervisión eficaz".

La aseguradora Mundial Confiança controla el 53% del Pinto Sotto Mayor, que a su vez ostenta el 94,4% del Totta & Azores y el 58% del Credial Portugués. Asimismo, el grupo Champalimaud controla un 84,12% del Chemical, mediante el consorcio de los servicios financieros de la aseguradora, dividido a partes iguales entre el Totta y el Sotto Mayor.

Fuentes oficiales del Banco de Portugal afirmaron ayer que la entidad no comenta sus resoluciones y trasladaron el asunto a los grupos afectados, que deben recibir la notificación en las próximas horas. A media tarde de ayer, ninguno de los dos grupos había recibido la comunicación oficial.

Respuesta de Van Miert

Sin embargo, la intervención del banco central no ha caído bien en medios financieros, y el director del Diario Económico, Sergio Figueiredo, llegó a afirmar ayer que "se estrecha cada vez más el cerco patriótico" en torno a António Champalimaud y sus aliados del Banco Santander Central Hispano. En ese ambiente de tensión creciente, el portavoz del comisario europeo de la Competencia, Karel van Miert, anunció también ayer que la Comisión Europea abrirá inmediatamente procedimiento contra el Gobierno portugués por su veto a la alianza del grupo financiero Champalimaud con el primer banco español. Bruselas ha recibido ya respuesta a la segunda carta enviada por Van Miert al ministro de Finanzas de Portugal, Sousa Franco, en la que pedía explicaciones al Ejecutivo de Lisboa sobre su posición. Pero "no es una verdadera contestación, sino el anuncio de que le seguirá una respuesta". El comisario se muestra insatisfecho y pretende cortar el carteo y pasar ya a los hechos.

Dos son los asuntos que se dirimen. Uno, el de fondo, sobre si la operación notificada por sus protagonistas privados respeta o no el derecho europeo de la competencia, lo que se dirimirá antes del plazo máximo fijado en el 3 de agosto. El otro es si el veto del Gobierno portugués resulta legítimo o no.

El eurocomisario Van Miert considera que es ilegítimo, porque, aunque se acoja a una legislación distinta -la normativa prudencial interna lusa-, "en el plano de los hechos, esta alegación impediría el ejercicio" de la competencia exclusiva de Bruselas sobre una operación que el comisario reputa de alcance comunitario.

[Por otra parte, el grupo Santander Portugal informó ayer de que ha registrado un beneficio consolidado de 25,9 millones de euros (4.309 millones de pesetas) en el primer semestre del año, un 61% superior al obtenido en el mismo periodo de 1998. El grupo BSCH ha movilizado solamente en Madrid entre Servicios Centrales y sucursales a 8.000 personas por la fusión.]

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 15 de julio de 1999

Más información

  • Bruselas decidirá antes del 3 de agosto sobre el veto portugués