Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Convergència planteará la reforma del Estatuto tras las elecciones

Convencidos de que "tres siglos de historia no se corrigen en 20 años", el aparato de Convergència sigue insistiendo en que Cataluña no tiene hoy día "suficiente poder político ni económico" para afrontar los nuevos retos del siglo XXI. Por ello, y según expusieron ayer ante las bases del partido el secretario de organización, Felip Puig, y el consejero de Economía, Artur Mas, pasadas las próximas elecciones autonómicas habrá llegado el momento "de arriesgarse y de plantear seriamente" el pacto fiscal y la reforma del Estatuto de Autonomía. Puig y Mas participaron ayer en la segunda jornada de la Escuela de Verano de Convergència, que será clausurada hoy en Sitges por el presidente del partido, Jordi Pujol. Puig recordó la "necesidad imperiosa de incrementar el poder político en Cataluña". Y es que, según explicó, los nacionalistas catalanes apenas acaban de correr "los primeros 200 metros de un maratón". Para lograr mayor autogobierno, señaló Puig, Convergència sigue apostando por la relectura de la Constitución. "Una relectura que permita el reconocimiento de la realidad plurinacional, pluricultural y plurilingüística a través de un pacto de Estado y la reforma del Estatuto. Ello es posible jurídicamente porque se basa en el espíritu inicial de la Constitución y del Estatuto y responde a posiciones compartidas por la sociedad catalana", afirmó Puig. Lograr la Administración única en Cataluña, el traspaso total de justicia o conseguir plenas competencias en investigación y desarrollo son "propuestas serias, y no cosméticas como las de Pasqual Maragall", afirmó Puig, y estos objetivos se podrán alcanzar "superando la actual etapa de una autonomía disminuída". Puig precisó que el debate para reformar el Estatuto se tendrá que iniciar "en el primer trimestre del 2000". Mas se mostró partidario de negociar el pacto fiscal con el Gobierno central tras las elecciones autonómicas y generales. "Será el momento porque estas cosas deben hacerse con la cabeza fría. Nos proponemos resolver el déficit fiscal que sufre Cataluña, un problema histórico, de una vez para siempre", dijo Mas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 11 de julio de 1999