Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El grupo Dover afirma que cantar en inglés es su manera sincera de expresarse

El cuarteto, que actúa hoy en Madrid, graba con una multinacional su tercer disco

Con el primer disco, Sister, se dieron el batacazo; el segundo, Devil came to me, les lanzó al estrellato. Y con el tercero, Late at night, con el que Dover inicia hoy su gira española, han vendido 125.000 copias en diez días. Este grupo de Majadahonda (Madrid) canta en inglés "porque es la manera sincera de expresar nuestros sentimientos y emociones", afirman. Para su tercer disco han cambiado un sello independiente por la multinacional Emi. Firmar con ella les ha permitido, para empezar, grabar en Seattle y actuar en Alemania, Italia y Portugal.

Dover se la juega con este disco. Es el primero que no graba con un sello independiente, con el que le fue tan bien, y el récord, que lo marcó su anterior disco, Devil came to me, está en el medio millón de ventas. De momento, no les va mal: desde que salió a la venta el 28 de junio, Late at night ha vendido 125.000 ejemplares y ayer saltó al quinto puesto en la lista de éxitos. ¿Por qué, ahora que lo latino arrasa en Estados Unidos, un grupo de Majadahonda canta todos sus discos en inglés? "Ésa es una de las posibilidades que da el rock and roll, que dice haz lo que quieras y como quieras. Y eso es lo que atrae a la gente joven del rock", explica Cristina. Para Amparo, esta discusión idiomática "parece fruto de nacionalismos exacerbados".

Ambas componentes de Dover estudiaron inglés en el colegio, y luego lo perfeccionaron en Londres y EE UU, según cuentan. "Grabamos en inglés a pesar de que nuestras familias, amigos y la crítica nos decían continuamente que teníamos que cantar en castellano. Para nosotras, cantar en inglés es la manera sincera de expresarnos", añade Amparo.

¿Y era necesario irse a Seattle (EE UU) para grabar un disco? "Ésa es una de las ventajas de grabar con una compañía multinacional. Y el productor, Barret Jones, nos dio la posibilidad de hacerlo en Los Ángeles o en Seattle, que es donde él tiene su estudio, y elegimos esta última porque nos pareció una ciudad mucho mejor", explica Amparo. "Ha estado muy bien, porque antes no teníamos dinero ni para ir a Cáceres y ahora hemos hecho por primera vez una gira por Europa", continúa Cristina, la otra componente femenina. Ambas coinciden en que una de las mayores ventajas de trabajar con una multinacional es que el disco suena mucho mejor.

De los cuatro componentes del grupo (dos chicas y dos chicos), ellas llevan la voz cantante: Amparo Llanos, de 33 años, guitarrista y compositora, y su hermana Cristina, de 23, vocalista. "A la gente le extraña que seamos nosotras las que hablemos siempre, y en estos tiempos no entendemos esa actitud". Según la definición de un antiguo jefe de ambas, las chicas de Dover se dividen así: Cristina es el alma, y Amparo, el cerebro.

Hasta ahora, Amparo combinaba su trabajo de dependienta en una de las tiendas de ropa de su madre con su participación en el grupo. Pero ahora, sumergida en la promoción y la publicidad, dice que ha pedido una "excedencia" de tres meses. "No quiero dejar la tienda, empecé a los 19 años y me ha costado mucho dejarla, no me gustan los cambios radicales".

Sus dos compañeros, que apenas abren la boca, son el bajista, Álvaro Díez, de 26 años, y Jesús Antúnez, batería y ex diseñador gráfico. Álvaro toca el bajo porque la guitarra no se le dio bien. Estuvo en un grupo hace años, pero sus padres insistieron en que se dedicara a otra cosa. Empezó Químicas y Filosofía, pero acabó haciendo posproducción de vídeo.

Su compañero Jesús se autodefine como "los brazos y las piernas" del grupo. Debutó en su barrio de Moratalaz y en 1993 hizo un anuncio. Y sigue viviendo en el hogar familiar, en Seseña (Toledo).

Los cuatro componentes de Dover se reconocen en los grupos Hamlet y Superskunk. Cómo no, también en Nirvana, sus deudores. Pero aseguran que elegir Seattle para grabar no tiene nada que ver con ser la cuna de Kurt Cobain, líder de Nirvana. "Nos da igual eso", dicen.

Tras haber cumplido su primera gira internacional, a partir de ahora actúan en España: hoy, en Madrid (La Riviera); el viernes, en Bergara (Guipúzcoa), sala Jam; el sábado, en A Coruña (Puerto); el día 13, en la sala Arena de Valencia, y el 14, en Barcelona (Zeleste).

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 8 de julio de 1999