Cuatro individuos asaltan la sede de un sindicato de estudiantes

Cuatro individuos armados con una escopeta asaltaron el martes por la mañana la sede central del sindicato Asociación de Estudiantes Progresistas (AEP), en Barcelona. El sindicato, con fuerte presencia en el mundo universitario, agrupa a estudiantes procedentes de todo el abanico de la izquierda y tiene 300 afiliados. Los cuatro individuos, que iban a cara descubierta y entraron en el local buscando la base de datos del sindicato, agredieron a la única persona que en aquel momento se encontraba en la sede estudiantil. Después de reducirla y quitarle la cartera y el documento de identidad, la ataron a una silla y le taparon los ojos con cinta aislante. Luego, y después de cargar la escopeta en su presencia, le obligaron a facilitarles los teléfonos y las direcciones de miembros del sindicato. El estudiante les indicó que estaban en uno de los ordenadores de la sala. Acto seguido, los asaltantes, que en todo momento hablaron en catalán y no tenían aspecto de skin-heads (cabezas rapadas), se dedicaron a buscar la lista de nombres y teléfonos, aunque se desconoce si consiguieron su propósito. Un portavoz del sindicato dijo que desconocía qué tipo de datos se habían llevado del ordenador y señaló que la base de datos del sindicato no estaba actualizada. Un portavoz del Cuerpo Nacional de Policía aseguró ayer que tienen pistas buenas sobre los autores del asalto. "Agresión fascista" El sindicato dice que desconoce cuál ha sido el motivo del asalto, al que califican de "agresión fascista", y señala que los asaltantes insistieron en preguntar por qué la asociación se declaraba antifascista. Antes de abandonar el local, golpearon al estudiante dejándolo inconsciente y pintaron en la pared la frase Primera advertencia. También dejaron grabadas en el ordenador más amenazas. En una de ellas, se advertía a los miembros de AEP con volver a atacarles si no se limitaban a intervenir estrictamente en los asuntos universitarios y dejaban de hacerlo en actividades políticas. Debido a las características del ataque, el sindicato cree que los asaltantes deben estar conectados con el mundo universitario, aunque dicen desconocer a qué grupo pertenecen. AEP asegura que antes del asalto nunca había recibido amenazas. Las reacciones al asalto no se hicieron esperar y se ha convocado una manifestación de protesta para el próximo día 14. Sindicatos de estudiantes y de docentes, equipos de gobierno universitarios, asociaciones de vecinos de Barcelona y todos los partidos políticos han mostrado su apoyo a AEP y han criticado el asalto. La Federación de Asociaciones de Vecinos de Barcelona pidió que se averigüe la autoría del ataque y UGT instó a la Administración competente a que "actúe de forma resolutiva ante este tipo de agresiones fascistas". CC OO, por su parte, aseguró: "Estos actos fascistas deberían estar erradicados de nuestro país".

* Este artículo apareció en la edición impresa del miércoles, 07 de julio de 1999.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50